Así pretendía feminicida de esconder sus crímenes

Las pruebas del ADN revelaron la verdad.


Graciela Cifuentes, de 62 años, y Sol Cifuentes, de 22 -madre e hija- murieron a manos de un joven que luego de golpearlas hasta terminar con su vida, prendió fuego a su casa para terminar con toda evidencia.

 

Sin embargo, hace un par de días fue detenido como presunto responsable y el día de hoy, salieron a la luz más datos sobre la investigación realizada por la PGJ al respecto.

 

 

 

Horas después del doble feminicidio, el inculpado se tomó una fotografía y la subió a su perfil de Facebook.

“Los policías están buenos para puras mamad… lo bueno que no pasó de los pierrotasos”, escribió. Como puede apreciarse, en la instantánea frente al espejo, se puede ver el cuerpo enrojecido del hombre.

 

 

Todo eso buscaba esconder la realidad: eran las huella de las víctimas intentando defenderse contra la muerte. Según lo dio a conocer la autoridad, tras practicarle a Alan un comparativo de pruebas de ADN con los restos de piel hallados en las uñas de la profesora, resultó que eran los mismos.

 

“Este dictamen será integrado a la carpeta de investigación como uno de los datos de prueba que se presentarán ante el juez de control, con la finalidad de que vincule a proceso al inculpado”, explicó la Procuraduría.