Defenderá Tolerancia Cero a empresas de TI en casa de AMLO

Tolerancia Cero

El encargado de hacer una serie de “denuncias” relacionadas con contrataciones del Gobierno Federal será Alberto Woolrich Ortíz


Mediante una revista sin presencia en medios de comunicación hasta este día, el abogado Alberto Woolrich se lanzará en contra de dos empresas de tecnología que se han posicionado como la principal competencia de Grupo Altavista y Cepra, beneficiarias mayoritarias del gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto.

Las desarrolladoras dirigidas por Ricardo Orrantia Cantú y Joel Sánchez Vázquez, respectivamente, han obtenido contratos millonarios desde el inicio del sexenio; sin embargo, en el comunicado difundido en la página de la publicación “Tolerancia Cero”, el litigante no toca a estas firmas.

“El monopolio de las licitaciones merma considerablemente la economía de empresarios mexicanos que, teniendo la capacidad y garantía de respuesta, se ven afectados por la pericia comercial y el tráfico de influencias de ciertos empresarios a los que se les otorgan licitaciones millonarias en concursos que podrían dividirse en varias licitaciones para el beneficio de más compañías, a pesar de evidenciar irregularidades, inhabilitaciones y conflictos de interés”, se lee.

Fue esta mañana cuando Woolrich convocó a medios de comunicación a las afueras de la casa de transición del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para dar a conocer su posicionamiento sobre el tema.

Tanto Cepra como Grupo Altavista están vinculadas a Enciclomedia, empresa impulsada por el gobierno de Vicente Fox Quesada, pero que no despuntó en la industria.

Woolrich Ortíz es recordado por defender a personajes como: el autor material del homicidio del columnista Manuel Buendía; Kalimba, cuando fue acusado de abuso sexual y a Alejandro Iglesias Rebollo, dueño de la discoteca Lobohombo.

De acuerdo a una investigación realizada por este medio de comunicación, “Tolerancia Cero” no cuenta con dirección física disponible en su página web oficial, además de que a pesar de ser una revista no muestra secciones definidas para difundir información; sumado a que tampoco hay algún directorio disponible.

En las redes sociales de la publicación de corte jurídico, únicamente se muestran dos publicaciones en Facebook, red social donde no alcanzan ni 100 “likes”; mientras que en Twitter sólo cuenta con un “seguidor” y no muestran notas disponibles.