El otro muro

Trump muro

En la frontera sur de México con Guatemala, Estados Unidos puso desde 2014 un muro virtual que ha financiado y que espera reforzar pronto.


“Llévame, tierna mujer, llévame, por el amor de Dios. Tómame, oh mujer tierna, suspiró la viciosa serpiente”, recitó Donald Trump el mismo día en Pennsylvania cuando no acudió a la cena de gala con los corresponsales de la prensa. Este tramo de la letra de la canción “La serpiente”, de Al Wilson, se la dedicó al secretario de Seguridad Nacional, John Kelly. Y para que el público asistente no tuviera dudas, Trump aclaró que era una metáfora de “la frontera”.

UNA REGIÓN EN APUROS

John Kelly, secretario de Seguridad Nacional, también será responsable de establecer el programa para que México cierre su frontera sur y detenga el flujo de migrantes de Centroamérica, filtró la agencia de noticias Reuters.

Según se reveló, Estados Unidos traza un ambicioso plan y presionará a México para que refuerce la frontera sur y detenga el flujo migratorio proveniente del sur. Y el responsable de echar a andar esta iniciativa es Kelly, un general retirado del ejército que conoce bien Guatemala, El Salvador y Honduras, pues fue Jefe del Comando Sur de Estados Unidos y ayudó durante la administración de Barack Obama a diseñar la Alianza para la Prosperidad, un plan cuyo propósito es responder a los problemas que promueven la migración masiva de Centroamericanos con el objetivo de reducirla.

Este nuevo plan de Kelly se revela semana y media antes de que funcionarios de primer nivel del gobierno mexicano visiten Washington el próximo 18 de mayor para charlar con sus pares estadounidense y desarrollar una estrategia para “romper las unidades de crimen organizado” que operan en ambos países, anunció Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos.

La iniciativa de la Alianza para la Prosperidad contó con 750 millones de dólares y su objetivo es reducir la migración centroamericana a través de proyectos de desarrollo y el control y eliminación de las pandillas que controlan la región. Ahora, según revela Reuters, Kelly apunta a una reestructuración de la alianza sin un gran aumento del financiamiento. Además, presiona a México para que asuma más responsabilidades de gobernabilidad y seguridad en la región.

UN CONOCEDOR DE LA FRONTERA SUR

Es interesante que Kelly haya pasado de la administración Obama a la de Trump. Y es que sus comentarios sobre la frontera son menos frívolos y más sesudos que los de su jefe.

Apenas el jueves, Kelly fijó su postura sobre Andrés Manuel López Obrador, al declarar que el triunfo de un izquierdista antiestadounidense “no sería bueno para Estados Unidos ni para México”.

También, por ejemplo, matizó la construcción del muro a lo largo de los 2,000 kilómetros de frontera entre México y Estados Unidos. “Es improbable que construyamos un muro o una barrera física de una costa a la otra, pero es muy probable que la pongamos donde los hombres y mujeres (de la seguridad fronteriza) me digan que debemos ponerla”, dijo Kelly durante la audiencia ente la Comisión de Seguridad de la Cámara Alta, esta semana.

Kelly tiene clara su prioridad: cerrar la frontera al movimiento ilegal de personas y cosas. “Para ello habrá obstáculos físicos como un muro fronterizo y apoyar la vigilancia con tecnología”, dijo.

Así que se espera que durante la reunión entre funcionarios de Centroamérica, Estados Unidos y México se presente una estrategia que recibirá apoyo este y el año entrante. Sorprende este tipo de iniciativas, ante las opiniones de confrontación que suele tener un día sí y otro también Donald Trump vía Twitter.

#NELM