Fracasan independientes en 2017 ¿y el 2018?

independientes

Jorge G. Castañeda rechaza que se trate de un fracaso, pero admite que es muy difícil lograr candidaturas independientes si las reglas no son parejas.


Por Ulises J. Hernández y Raúl Martiarena
La posibilidad de construir candidaturas independientes que rompan con el monopolio de los partidos políticos ha fracasado, al menos este año.

Para las elecciones del 4 de junio próximo, no sólo disminuyó proporcionalmente el número de candidaturas ciudadanas respecto al año previo, sino que su posibilidades de triunfo se ven más lejanas.

Incluso, la reciente renuncia de Jorge G. Castañeda a intentar construir su candidatura independiente evidencia las dificultades que sembró el actual sistema electoral con la complicidad de los partidos:

La exigencia de firmas de respaldo es muy alta, la disposición de recursos y de acceso a medios masivos son muy reducidas; hay multiplicidad de candidaturas independientes, y muchas de dudosa autonomía, entre otras, según explicó el propio excanciller.

El Estado de México es un caso claro. Al menos 10 ciudadanos intentaron una candidatura independiente para este 4 de junio, pero sólo 2 lograron presentar las firmas de respaldo que se les exigía. 

A uno de ellos, Isidro Pastor, en realidad un ex militante del PRI, la autoridad electoral le retiró la candidatura por presuntamente falsear datos. Su ex partido no lo dejó de perseguir por su traición hasta dejarlo sin candidatura.

Estas dificultades están desanimando este tipo de candidaturas. En 2015, cuando se estrenó la nueva figura, se presentaron 123 candidatos independientes, y ganaron 6, sólo el 4.8%, entre los que destacó Jaime Rodríguez “El Bronco”, quien ganó la candidatura de Nuevo León.

Al año siguiente llegaron más candidatos, 308, 23% del total, con muchos menos puestos en disputa, pero sólo ganaron el 3.2% de ellos.

Este año sólo lograron apuntarse 91 candidatos, 17% del total de los puestos en disputa, y las encuestas no auguran un mejor resultado que en 2016.

Independientes

Pese haber renunciado, Jorge G. Castañeda dijo a Noticias en la Mira que la figura de candidato independiente ha tenido éxito.

“Mi declinación a la candidatura espero que haya sido por factores personales y no políticos, porque no puedo conseguir las firmas ni los recursos, los independientes no tienen una estructura como los candidatos de los partidos políticos que los apoyan”, dijo.

Pero su declinación es un fuerte golpe para este movimiento, pues es el personaje simbólico en esta lucha política al llevar el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que orilló a México a llevar a cabo las reformas necesarias para permitir estas candidaturas.

Castañeda cree que para las elecciones presidenciales de 2018 por la vía independiente se requiere un personaje como Emmanuel Macron, en Francia, que movilice a la gente, y ello exige una candidatura única.

Propuso al senador Armando Ríos Piter, hoy independiente, pero de extracto perredista.

“Creo que el sí tendría posibilidades de ganar, el resto no creo, pero habrá que esperar”, expresó en entrevista.

Sin embargo, el analista político José Antonio Crespo juzga de otra forma el desempeño de esta lucha democrática.

“No hay condiciones para que más ciudadanos se animen a buscar una candidatura independiente”, lamentó en entrevista con Noticias en la Mira.

Ve poco futuro a esta opción en las actuales condiciones.

En Francia, explicó, para ser presidente por la vía independiente sólo se requieren 500 firmas de funcionarios y políticos, en México se piden 850 mil.

Quizá poco a poco puedan ir cambiando las reglas, sin embargo, lamenta Crespo, “la gente no hace mucho al respecto porque sigue votando por los partidos, los partidos siguen contando con su voto, y no votan por los independientes, ni expresan su malestar, por ejemplo, al abstenerse con su voto para que sea más visible”.

Los mexicanos, dijo, “tenemos la partidocracia que nos merecemos”.

#NELM04

#NELM07