Israel y Palestina inician diálogo para evitar escalada de violencia por ataque en Jerusalén

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino Mahmoud Abbas conversaron vía telefónica este viernes. Por su parte, el gobierno de Estados Unidos pidió calma.


Los gobiernos israelí y palestino se instaron hoy a evitar una escalada de la violencia luego del ataque contra la policía de Israel en la Ciudad Vieja de Jerusalén, que dejó dos oficiales muertos y llevó a la cancelación de las oraciones del viernes en el Monte del Templo por primera vez en años.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino Mahmoud Abbas conversaron vía telefónica este viernes después de que tres hombres árabes atacaron a un grupo de policías israelíes cerca de la entrada de la Puerta de los Leones, situada en la Explanada de las Mezquitas.

Después de disparar contra los oficiales, los asaltantes entraron en el complejo del Monte del Templo, donde fueron “neutralizados” por la policía, hecho ante el cual las autoridades ordenaron el cierre del Monte del Templo, quedando suspendidas las oraciones.

Abbas condenó el ataque que causó la muerte de dos policías y heridas a un tercero, asegurando que se oponía a todo tipo de violencia en especial a los que se llevan a cabo en los lugares de culto, y pidió a Netanyahu que cancelara los pasos que tomó su gobierno después de la agresión.

Pidió en particular que sea reabierto el lugar sagrado y advirtió de las consecuencias de tales pasos y de la posible explotación que podrían hacer de ello varias partes para cambiar el staus quo del sitio, de acuerdo con reportes del periódico israelí Haaretz.

El líder israelí a su vez pidió a Abbas que calme la situación y haga lo que esté a su alcance para evitar la incitación, como frenar los llamados de la facción Al-Fatah a los palestinos en Jerusalén Este y Cisjordania para que acudan al templo en estos momentos.

Netanyahu le aclaró que no habrá ningún cambio sobre el estatus del Monte del Templo y afirmó que Israel hará todo lo necesario para garantizar la seguridad del lugar.

La prensa israelí ha destacado que el muftí de Jerusalén fue detenido tras las oraciones que se celebraron en la Puerta de Damasco, del mismo complejo, bajo la sospecha de que llamó a los fieles musulmanes a entrar en el Monte del Templo, que había sido cerrado tras el ataque.

La tensión que ha suscitado este ataque y los temores a una escalada de la violencia quedaron en evidencia justo con la conversación de Netanyahu y Abbas, pues fue la primera que han sostenido en muchos meses.

Después de su conversación de Abbas, Netanyahu mantuvo una reunión con los funcionarios de defensa del Estado, el jefe del gabinete, el comisario de la policía y el servicio de inteligencia Shin Bet, y ordenó un fortalecimiento significativo de la seguridad en las vías de acceso al Monte del Templo.

En la reunión se acordó continuar con la investigación del ataque durante el fin de semana y que el domingo, dependiendo del resultado de las pesquisas, el Monte del Templo podría ser abierto a fieles y turistas de manera gradual.

EU pide calma

El gobierno de Estados Unidos condenó hoy el ataque armado del viernes en Jerusalén, en el que murieron dos policías israelíes, y llamó a mantener la calma ante la decisión del gobierno de Israel de cerrar los accesos a la Explanada de las Mezquitas.

“El pueblo de Estados Unidos está destrozado de que terroristas hayan asesinado brutalmente a dos agentes de policía israelíes, y extendemos nuestras oraciones y simpatías a las familias de las víctimas. Estados Unidos condena enérgicamente el ataque terrorista”, señaló el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer.

El portavoz presidencial insistió además en la necesidad de que no haya tolerancia alguna para el terrorismo, porque “es incompatible con el logro de la paz y debemos condenarlo en los términos más fuertes, derrotarlo y erradicarlo”.

Sobre la decisión de cerrar el acceso a la Explanada de las Mezquitas, Spicer afirmó que “Israel ha asegurado al mundo que no tiene ninguna intención de alterar el estatus de este lugar sagrado, una decisión que Estados Unidos aplaude y a la que da la bienvenida”.

También instó “a todos los líderes y personas de buena fe a ser comprensivas, a medida que este proceso avanza y llega a su conclusión”, lo que fue interpretado como un tácito respaldo a la medida ordenada por el gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu.

 

 

#NELM05