La protesta “Un Día sin Inmigrantes” desquicia Estados Unidos

Sin inmigrantes la unión americana se volvió loca, restaurantes no abrieron y hoteles tuvieron que mandar cartas de disculpa a sus huéspedes por no tener personal de limpieza


Los huéspedes en al menos un hotel de Estados Unidos tuvieron que permanecer en habitaciones donde no se hizo limpieza por falta de personal y recibieron una carta de disculpa que ahora circula en internet.

En el Hampton Inn & Suites de Mount Juliet, Tennessee, el 99% de los empleados del área de aseo son hispanos y no fueron a trabajar, explica el documento, por lo que físicamente les era imposible dar el servicio.

La carta asegura que se espera que la protesta solamente sea por un día

En ciudades como Chicago, Los Ángeles y Washington fueron reportadas miles de personas, en su mayoría de origen hispano, que no acudieron a sus trabajos con motivo de la protesta “Un día sin inmigrantes” en contra de las políticas implementadas por el presidente Donald Trump.

Aunque todavía no hay un estimado del impacto económico que provocó esta manifestación, que sin marchas, mantuvo cerrados decenas de comercios.

Al parecer también fue espontánea, pues fue impulsada por redes sociales y hasta el momento ninguna organización se atribuye la convocatoria.

En las primeras horas de este jueves el hashtag #DayWithoutImmigrants registraba un tráfico alto, con tuiteros anunciando que se suman al día sin trabajo, sin escuelas y otras actividades, o bien reclamando la inutilidad del evento.

En California fueron vistos carteles en restaurantes con mensajes como “Cerrado todo el día. Este negocio es atendido por latinos y apoyamos las protestas contra las acciones del nuevo gobierno”.

En Chicago, permanecieron cuatro de los restaurantes del chef Rick Bayless, el empleador de más alto perfil en sumarse a la campaña.

También fue el caso de otros lugares de comida con nombres como Frontera Grill, Topolobampo, Xoco y Fonda Frontera cerrarán sus puertas, mientras que otros como Cruz Blanca y Lena Brava operarán y 10 por ciento de sus ingresos serán destinados a la Illinois Coalition for Inmigrant and Refugee Rights.

Asimismo en la capital de la unión americana se realizó una marcha y el cierre de comercios.

Notimex reportó que al grito de “Sí Se Puede”, centenares de residentes de la capital estadunidense y los estados vecinos de Maryland y Virginia marcharon desde el corazón del barrio latino, en Mount Pleasant, hasta la Casa Blanca en demanda de trato digno y justo para los inmigrantes.

“Sin nosotros los inmigrantes, este país no sería nada. Deberíamos unirnos a esta lucha para que se den cuenta de que nosotros tenemos derechos y debemos hacernos valorar”, dijo el indocumentado Alejandro Santiago, quien llegó a Estados Unidos hace 13 años.