Pagaron el rescate de su hijo pero de todas formas lo mataron

Sus compañeros del COBAEV marcharon desde el panteón al palacio municipal pidiendo justicia, pero ningún funcionario los recibió


El pasado 18 de junio, el joven Sebastián Alpuche Gómez, fue secuestrado por sujetos encapuchados, en Nanchital, Veracruz, aunque su familia pagó el rescate de un millón y medio de pesos, el joven fue asesinado.

Sus familiares recibieron la noticia de que el joven acababa de ser admitido en la Universidad Veracruzana, mientras esperaban que regresara con vida a su hogar, pues después de pagar el rescate por su secuestro, los captores ya no llamaron, ni contestaron teléfonos.

El cadáver del joven apareció flotando en aguas del río Coatzacoalcos, cerca de una zona de manglares conocida como El Infiernillo.

Sus padres eran empleados de Petróleos Mexicanos (Pemex), adheridos a la sección 11, la más grande del país. Se rumora que los trabajadores tienen cajas de ahorro con una determinada suma para el pago de secuestros o extorsiones, por lo que la delincuencia organizada se ha enfocado en este tipo de gente.

veracruz

Su padre no puso una denuncia cuando se llevaron a su hijo, ni ahora porque quiere paz para su familia.

A pesar de esto, sus compañeros del COBAEV marcharon desde el panteón al palacio municipal lanzando consignas contra las autoridades, incluso reclamos al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, pero ningún funcionario los recibió.

Con Información de Sin Embargo