Prisión domiciliaria, la mayor batalla de Elba Esther Gordillo

De los tres años y nueve meses que lleva en prisión, la ex dirigente de la SNTE ha pasado sólo tres días en la zona de celdas y el resto del tiempo en el hospital del Reclusorio Femenil de Tepepan y en tres hospitales más.


Por Elva Mendoza y Milén Mérida

Desde que fue aprehendida, el 26 de febrero de 2013, Elba Esther Gordillo ha pasado la mayor parte del tiempo en hospitales que en la cárcel. Al tercer día de haber sido apresada, fue trasladada a la Torre Médica del Penal de Tepepan, a donde llegó el día 1 de marzo de 2013.

Dos años y siete meses después, el 14 de octubre de 2015, un juez federal ordenó a las autoridades del Penal Femenil de Tepepan permitirle llevar atención médica especializada fuera de ese reclusorio, por lo que posteriormente, el 18 de noviembre de ese mismo año, fue trasladada al Hospital Ángeles del Pedregal para ser operada de aneurismas.

El 7 de enero de 2016, mediante un oficio, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México se deslindó de poder seguir atendiendo a la lideresa magisterial en Tepepan, ya que :

“Por las características del Hospital General Torre Médica de Tepepan no es posible recibir a la paciente en las condiciones que se encuentra”,

En esa ocasión, las autoridades capitalinas alegaron que no contaban con el equipo ni el personal adecuado para la atención de Gordillo Morales, en caso de suscitarse una emergencia. Fue así como se libró de seguir en Tepepan y se mantuvo en el Hospital Ángeles por dos meses.

El 21 de enero de 2016 salió del hospital del Pedregal para ser trasladada al de Xoco, a donde le realizarían exámenes médicos. Y finalmente, el 27 de enero fue trasladada al hospital privado José María Roma, en la colonia Roma, donde permanece actualmente.

Estrategia legal o no, “La Maestra” prácticamente no ha pisado la cárcel, pero tampoco ha podido lograr que las autoridades le reconozcan el derecho legítimo que tiene de la prisión domiciliaria, por contar ya con más de 70 años.

Revés de la Corte

Ayer, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dio un nuevo revés a la ex dirigente magisterial Elba Esther Gordillo Morales.

Por no considerarlo de importancia y trascendencia, la Primera Sala de la Corte rechazó por tercera ocasión atraer y conocer de los juicios de amparo 48/2015 y 69/2016 interpuestos por Elba Esther Gordillo, para atender su petición de prisión domiciliaria, misma que le ha sido negada en diversas ocasiones bajo el argumento de que cuando fue encarcelada no cumplía la edad requerida por la normatividad en la materia.

La defensa de Gordillo Morales ha expresado públicamente la intención de la exdirigente de abandonar el hospital privado de la Colonia Roma donde recibe atención médica, toda vez que su estado de salud es delicado y que es mayor de 70 años, por lo que goza del privilegio de obtener la prisión domiciliaria, como todos los adultos mayores.

Esta es la tercera ocasión en la que “La Maestra” solicita a la Suprema Corte ejercer su facultad de atracción, luego de que fuera detenida en febrero de 2013 y recluida en el penal femenil de Tepepan. De acuerdo con su abogado, la ex líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación padece por lo menos 10 enfermedades, principalmente por complicaciones renales.

 

Libra una demanda

En días pasados, la ex líder sindical fue absuelta por un juez federal del delito de defraudación fiscal, en la modalidad de declaración menor de ingresos. No obstante, Elba Esther Gordillo enfrenta, en reclusión, otros dos procesos penales por evasión fiscal, lavado de dinero y delincuencia organizada.

La ex dirigente magisterial y ex secretaria general del Partido Revolucionario Institucional sigue bajo la custodia de la Procuraduría General de la República (PGR). La resolución fue dictada por el Juez Séptimo de Procesos Penales Federales con sede en la Ciudad de México, en acatamiento a una resolución de un tribunal federal que declaró ilícitas las pruebas recabadas por la PGR para construir la acusación penal contra Gordillo Morales.

En la causa penal de la que ya se le exoneró, se le acusaba de defraudar al fisco con 4 millones 394 mil pesos por concepto de ingresos que no reportó ante las autoridades hacendarias y por lo que dejó de pagar Impuesto Sobre la Renta (ISR) en el ejercicio fiscal del 2009.

El pasado 26 de octubre, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal de la Ciudad de México concedió un amparo a la ex líder magisterial por violaciones de la PGR a los derechos humanos de Elba Esther Gordillo, por considerar que se violó su derecho a una defensa adecuada por el ocultamiento de una averiguación previa en su  contra por el delito de defraudación fiscal, pese a que su defensa presentó 26 solicitudes para conocer cualquier imputación judicial.

Dicho amparo también concluye que la Procuraduría Fiscal de la Federación estaba obligada a notificar a Gordillo Morales de cualquier procedimiento o querella iniciada en su contra por el delito de evasión fiscal, para el efecto de que la maestra pudiera comprobar de donde provenían los ingresos que percibió en distintos periodos de tiempo.