¿Sabrán Peña y el Senado llenar el lugar de Carstens?

La dificultar de transitar hacia una nueva relación con Estados Unidos puede aumentar si no se elige un buen remplazo en Banxico


El grado de dificultad para transitar con éxito financieramente hacia la nueva relación con el gobierno de Estados Unidos, encabezada por Donald Trump, aumenta con la salida del Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

Ahora, el presidente Enrique Peña Nieto tiene el reto de encontrar al mexicano, con menos de 65 años cumplidos, con un elevado nivel técnico profesional y competencia monetaria, con cinco años de experiencia en instituciones de autoridad financiera, etc., etc., para ocupar el cargo de uno de los economistas más reconocidos de México en el mundo.

Carstens dejará el octubre del próximo año Banxico para dirigir el Banco de Pagos Internacionales (será gerente general), institución que en 2012 presidió Guillermo Ortiz, al tiempo que también era Gobernador del Banco central mexicano.

En el papel, no faltan candidatos, pero las etapas de transición suelen ser difíciles. Afortunadamente, la Junta de Gobierno del Banco es un organismo que tiene la obligación de darle estabilidad a la institución en estas circunstancias y es en ella donde se toman las decisiones, con lo cual se pueden mitigar cualquier tipo de errores por falta de experiencia a las grandes presiones que enfrenta el instituto, especialmente en tiempos de turbulencias cambiara o financiera, como las que se avecinan.

Actualmente, los subgobernadores son Roberto del Cueto Legaspi, Javier Eduardo Guzmán Calafell, Manuel Ramos Francia y Manuel Sánchez González.

Candidatos hay, falta que el Presidente Enrique Peña, y el Senado, lo sepan escoger y apoyar, pues puede convertirse en la rifa del tigre.