#TenemosMiedo al miedo

Le preguntamos a nuestros seguidores en Twitter su opinión sobre el destino entre México y Estados Unidos, a partir del futuro gobierno de Donald Trump. 60% de los participantes nos dijeron que piensan que México saldrá más perjudicado que EU con ese nuevo gobierno ¡Zaz! Pero lo sabemos: este miedo e incertidumbre continuarán durante la transición de dos meses, que proporcionará mayor información sobre la agenda y plan de gobierno del Presidente Trump en temas centrales para México: política migratoria, seguridad regional, relaciones comerciales y acuerdos internacionales.


Dicen que el miedo no anda en burro. Sabemos que hay razones para rechazar un escenario que no fue ni el esperado ni el mencionado como el idóneo para México. Pero es tiempo de tener la cabeza fría, nos dicen algunos analistas, para dar una justa dimensión a la Presidencia de Donald Trump en Estados Unidos.

Po ejemplo, especialistas internacionales han previsto consecuencias económicas adversas para EU en caso de una deportación masiva de migrantes, por el alto gasto económico que esto representaría. Si bien es previsible que las deportaciones continúen, al menos como en la administración Obama, que ascienden a 2.8 millones de personas.
Las deportaciones tendrían un límite acotado por la capacidad económica del gobierno para conseguirlo y por el costo-beneficio para la economía de estados como California y Texas.
Las relaciones de negocios, transporte y seguridad están reguladas por complejos mecanismos legales y de política pública que no pueden revertirse de manera unilateral.
Además, la integración que han logrado México, EU y Canadá con el TLCAN, la propuesta de una renegociación abre oportunidades para que los tres países negocien condiciones a su favor. Una revisión al TLCAN suscitará la participación de los sectores productivos y de los gobiernos en una discusión de muy largo plazo, con debates específicos de empresas multinacionales poderosas e influyentes.

Así que tratemos de guardar la calma. Este es uno de esos casos en los que hay que tenerle miedo al miedo.