Tolerancia Cero cambia de giro para acusar actos de corrupción por encargo de empresarios

Tolerancia Cero

Horas antes se difundió un comunicado en el que Alberto Woolrich era señalado como vocero oficial. Abogado que ha destacado por involucrarse en la defensa del autor material del asesinato del columnista Manuel Buendía


Luego de que hace dos años “Tolerancia Cero” fue fundada con la meta de atender denuncias ciudadanas, dio un cambio radical al acudir a la casa de transición de Andrés Manuel López Obrador para entregar tres expedientes en los que se asegura fue manipulada la Ley de Adquisiciones a favor de un grupo de empresarios especializados en Tecnologías de la Información (TI).

“Era únicamente apoyo social, cosas menores hacia la ciudadanía, eran cosas muy menores. Realmente fue este año cuando Tolerancia Cero decide involucrarse de manera activa e impactante en la sociedad”, afirmó Janette Ficachi, quien se identificó como vocera de la ONG.

Explicó que las supuestas pruebas de actos de corrupción fueron recibidas de un grupo de empresarios, de quienes se negó a revelar su identidad.

En entrevista a las afueras de la casona ubicada en la colonia Roma, detalló que una vez recibidos los documentos son verificados por un equipo de especialistas; sin embargo, tampoco dio a conocer el domicilio donde operan, el origen de los recursos para financiar las investigaciones, ni los nombres de quienes integran su Consejo.

No obstante, horas antes se difundió un comunicado en el que Alberto Woolrich era señalado como vocero oficial. Abogado que ha destacado por involucrarse en la defensa del autor material del asesinato del columnista Manuel Buendía; así como del constructor José María Rioboó, a quien se señaló como licitante consentido de López Obrador durante su gobierno en la Ciudad de México.

Entre los cuestionamientos destacaron algunas de las empresas más sonadas por recibir contratos millonarios de la administración encabezada por Enrique Peña Nieto, como Grupo Altavista y Cepra, a lo que Ficachi respondió titubeante que si reciben pruebas comprobables de otros empresarios pedirán las indagaciones correspondientes.

Al lugar se dieron cita al menos 30 manifestantes que acusaban con pancartas en mano la omisión de los supuestos actos de corrupción llevados a cabo a favor de Grupo Rioboó, debido a su relación con Woolrich, quien presuntamente fungirá como asesor de Tolerancia Cero.