¿Un ‘Watergate’ en la era Trump?

donald trump

A menos de un mes de haber asumido el poder, Donald Trump no ha dejado de estar en “el ojo del huracán”.


El tema de las filtraciones a la prensa no son algo nuevo en Estados Unidos. Varios han sido los escándalos que han salido a la luz y uno de los más recordados es el caso Watergate, el cual llevó al expresidente Richard Nixon a dimitir a su cargo el 8 de agosto de 1974.

Lo que resulta “raro” es que a menos de un mes de haber asumido el poder, Donald Trump no ha dejado de estar en “el ojo del huracán”.

La primera renuncia de alto rango

El pasado 13 de febrero, el asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, renunció a su cargo tras reportes de que informó “erróneamente” al vicepresidente, Mike Pence, y a otros funcionarios sobre sus contactos con Sergey Kislyak, embajador ruso en Washington.

En esas conversaciones, que se desarrollaron antes de que Trump llegará a la Casa Blanca y que interceptó el FBI, Flynn habló de las sanciones contra el Kremlin por la presunta injerencia de Rusia en las elecciones de noviembre pasado impuestas por el expresidente Barack Obama.

Información comprometedora

A comienzos de enero, la prensa estadounidense informó sobre la existencia de un reporte no corroborado que señalaba que el gobierno ruso poseía información comprometedora sobre Trump, a lo que el magnate insinúo que las agencias de inteligencia estadounidenses eran las responsables del informe.

“Las agencias de inteligencia nunca debieron haber permitido que esta noticia falsa se ‘filtrara’ al público. Un último disparo en mi contra. ¿Estamos viviendo en la Alemania nazi?”, tuiteó.

 

El entonces director saliente de la CIA, John Brennan, calificó el mensaje de Trump como indignante y negó que la comunidad de inteligencia estadounidense tuviera alguna relación con el informe cuya autoría, a la postre, fue atribuida a un exespía británico.

La oferta para ayudar a México contra el narco

El 1 de febrero la página web Proyecto Puente difundió un texto que afirmaba que durante una llamada telefónica —el 27 de enero— el magnate había humillado al mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto.

En la nota escrita por la periodista Dolia Estévez se señalaba que Donald Trump había dicho en “tono amenazante” que si las fuerzas armadas mexicanas eran incapaces de combatir al narcotráfico, quizá tendría que enviar tropas estadounidenses a México para que asumieran la tarea.

Aunque la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) lo desmintió, versiones en el mismo tenor por parte de CNN y la agencia de noticias The Associated Press también se dieron a conocer.

E incluso, cuatro días después, el propio Trump aseguró en entrevista con la cadena Fox News que sí le ofreció ayuda a su homólogo de México para enfrentar de manera conjunta el problema del narcotráfico y aseguró que Peña Nieto “parece muy dispuesto a recibir ayuda de nosotros”.

Trump “le dio cortón” al mandatario australiano

El periódico The Washington Post reportó que el presidente de Estados Unidos mantuvo una “tensa conversación” con el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, por los mil 250 refugiados que el expresidente Barack Obama se comprometió a recibir.

Citando a altos cargos bajo condición de anonimato, el diario señaló que Trump le dijo a Turnbull que el acuerdo al que había llegado con Obama era “el peor acuerdo de la historia” y le hizo saber que la llamada que estaban manteniendo era “de lejos la peor” de las cinco que había sostenido ese día con mandatarios internacionales y dio por terminada una conversación que se suponía debía durar una hora y tan sólo fue de 25 minutos.

Amenaza y exige disculpas

Tras los reportajes del New York Times y CNN que señalan que no sólo Flynn, sino varios integrantes de la campaña de Trump y sus socios tuvieron interacciones constantes con oficiales de inteligencia rusos a lo largo del último año, el magnate volvió a atacar a las agencias de inteligencias:

“El verdadero escándalo aquí es que información clasificada es repartida ilegalmente por ‘la inteligencia’ como si fueran dulces. Muy antiestadounidense”, declaró.

 

En otro tuit acusó a los dos periódicos que publicaron las revelaciones sobre Flynn, además de los contactos del círculo del presidente con oficiales rusos, y nombró a dos de las agencias de inteligencia como posibles culpables:

“Se está dando información de manera ilegal a los fracasados @nytimes & @washingtonpost por la comunidad de inteligencia (NSA y FBI?) Justo como Rusia”, sentenció.

 

Cabe recordar que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) fue la que interceptó, según el Times, las llamadas entre socios de Trump y los rusos, como parte de su vigilancia extranjera rutinaria, y la FBI revisa éstas y otras comunicaciones internacionales entre la gente de Trump y los rusos como parte de una investigación.

Y este jueves, Trump exigió disculpas por parte de los él que ha calificado como los “falsos” medios de comunicación:

“Los focos apuntan finalmente a los delincuentes responsables de las fugas (de información). ¡Serán atrapados!”, escribió.

 

“Las filtraciones, e incluso las filtraciones ilegales de asuntos clasificados, han sido un gran problema en Washington durante muchos años. ¡El fracasado @nytimes (y otros) deben disculparse!”, manifestó.

 

Entérate más: Elige Trump a hispano como secretario de trabajo