Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

Con bóveda abierta, un solo guardia y en minutos robaron la Casa de Moneda

Autoridades indagan un "golpe interno"…

Foto: Andrea Murcia / Cuartoscuro

En menos de 10 minutos y sin un solo disparo cuatro hombres perpetraron en la Casa de Moneda uno de los atracos millonarios más grandes de la historia de México.

La sucursal, ubicada en Paseo de la Reforma 297, solo era custodiada por un exmilitar armado con una pistola Browing, y la bóveda de alta seguridad, estaba abierta.

Sin problema, los asaltantes llegaron como cualquier cliente a la Casa de Moneda cerca de las 9:30 de la mañana; uno de ellos se acerca al mostrador e inmediatamente después somete al guardia de seguridad con un arma de fuego, según se ve en cámaras de vigilancia.

Un segundo sujeto entra y amaga a dos hombres y tres mujeres, empleados del lugar, mientras un tercer participante se dirige a una de las bóvedas para cometer el robo. Afuera, una cuarta persona vigilaba.

“Uno de los individuos fue guiado, a través del sistema manos libres, hacia la bóveda, que casualmente estaba abierta”, comentó el abogado penalista Gabriel Regino en entrevista con Luis Cárdenas, en MVS.

Pocos minutos después, a las 9:40 de la mañana y sin oposición los delincuentes salieron huyendo con un botín de mil 567 centenarios valuados en 55 millones de pesos y relojes de colección con valor indefinido.

El aviso a la policía se hizo mucho después del atraco.

Según recordó Regino, esa misma Casa de Moneda fue asaltada hace un par de años con el método del mazo, “lo que demuestra que la colaboración interna fue determinante”, sostuvo.

Tras el atraco fueron llevados a declarar ocho empleados, incluido el guardia de seguridad: Dos de estos esos trabajadores habían salido a desayunar, lo que a la hora en que ocurrió el robo no está permitido.

Otros dos, estaban a cargo de la bóveda de alta seguridad que fue hallada abierta. Y otros cuatro dependientes que nunca alertaron del robo, sino hasta que los delincuentes ya se habían retirado del lugar.

Golpe interno

Por su parte, el secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), Jesús Orta, afirmó que en el asalto de la Casa de Moneda fallaron los protocolos de seguridad internos y no los de la policía preventiva capitalina.

En entrevista, el mando explicó que fueron tres los protocolos los que fallaron, mismos que ya son investigados por la Fiscalía General de la República (FGR), quien se ha hecho cargo de la investigación.

Precisó que dentro de la indagatorias está el fácil acceso que hubo a la sucursal, pues se trata de un establecimiento cerrado, así como el que los asaltantes se dirigieron a una bóveda abierta.

Las autoridades no descartan que el golpe se haya planeado desde dentro del edificio, perteneciente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Esto, debido a que los sospechosos actuaron sin titubeos, de forma rápida y con precisión. Sabían que sólo había un guardia de seguridad y conocían a detalle el lugar.

Orta Martínez explicó que si bien el gerente no tardó en llamar a la policía y los elementos de la corporación llegaron en menos de tres minutos al lugar, los delincuentes ya habían escapado.

Pese a esto, afirmó que se tienen ubicados en la Ciudad de México a los asaltantes, por lo que descartó que hayan abandonado la capital.

Las monedas de oro de 50 pesos fueron acuñadas por primera vez en México en 1921 para conmemorar el primer centenario de la independencia, y actualmente son comerciadas por inversionistas de acuerdo a las fluctuaciones en el mercado.

De acuerdo con el abogado Regino, los centenarios no son una moneda de uso común; se usan como sistema de ahorro, para coleccionistas o para tener dinero invertido.

Al no tener marca, auguró que seguramente en unas semanas o en unos meses, se van a poner a la venta en el mercado negro.

(Con información de El Universal, Notimex y ContraRéplica). DA