:)

CDMX

Estos son los “teléfonos de reclusorio” usados para extorsionar

Se consiguen a unas cuadras de Palacio Nacional

Publicado

on

Un celular Nokia 3310 que mide cerca de seis centímetros y que puede ser adquirido hasta por 650 pesos en el Eje Central, es uno de los dispositivos favoritos para los extorsionadores que operan desde presidio y que ha dado su mote al modelo “teléfono de reclusorio”.

Así es como pueden adquirirlos familiares o amigos de las personas privadas de su libertad en los locales de “Plaza Meave”, a unas cuadras de las oficinas del presidente Andrés Manuel López Obrador y de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum

Este teléfono es completamente funcional, de fabricación china, y puede ser introducido fácilmente en una cavidad rectal o vaginal, afirmó el periodista Humberto Padgett para el programa “Por la Mañana” de Ciro Gómez Leyva.

Aunque desde 2014, el Gobierno Federal instaló inhibidores de señales telefónicas en reclusorios de cuatro estados: Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Tamaulipas, estos no funcionan para bloquear las señales.

La empresa que da mantenimiento a estos se llama IntegraComex.

El problema son las antenas retransmisoras y potenciadoras de señal telefónica ubicadas a unos 20 metros del complejo penitenciario de Santa Martha, las cuales sí funcionan, según el periodista.

“Estas antenas miden entre cinco y 10 metros de altura, son más altas que las torres de vigilancia de la presión; “algunos custodios le llaman huaraches y saben que son potenciadores”, abundó.

De acuerdo con su investigación, las mismas empresas telefónicas se han negado a dejar de ofrecer su servicio en las zonas aledañas a penales, mismos que fueron construidos cuando aún no los rondaba la civilización.

Las empresas de telefonía móvil aseguran que lo que no desean hacer es afectar al usuario regular, y acusan a las autoridades de los reclusorios de que su propia corrupción o incompetencia es la que impide que dejen de ingresar estos aparatos.

Publicidad
Publicidad