:)

CDMX

Maltrato animal, la otra pandemia que se agudiza en México

En 26 meses las autoridades de la CDMX acumularon 610 denuncias, pero sólo el 22% fueron investigadas

Publicado

on

Cuando Athos y Tango se convirtieron en perritos rescatistas de la Cruz Roja Mexicana para dedicarse a salvar personas sin esperar nada cambio, tal vez no pasó por la cabeza de nadie la idea de que el mismo ser humano sería quien les quitaría la vida con salchichas envenenadas. 

Pero este caso ha sido de los pocos que han logrado mantenerse en el foco de la indignación en un país en donde el maltrato animal es el “pan de cada día” de aquellos que no tienen voz y han quedado invisibilizados en un sistema permeado de corrupción y vacíos legales. No en vano, México está clasificado al mismo nivel que el norte de África y el sur de Asia por su crueldad hacia los animales.

La Ciudad de México, que irónicamente fue la primera entidad del país en reformar su Código Penal en el 2012 para clasificar el maltrato animal como delito, aún mantiene a la alza el desinterés hacia este crimen.

En 26 meses las autoridades de la capital acumularon 610 denuncias por maltrato animal de las cuales sólo el 22% de ellas fueron investigadas, siendo la alcaldía Xochimilco una de las más omisas… esto sin contabilizar las denuncias que muchas veces quedan enterradas en las redes sociales. 

La discrepancia del número de denuncias e investigaciones iniciadas en las diversas dependencias encargadas de atender el tema, los vacíos legales y los pasos cortos que han dado las autoridades para hacer más por los derechos de los animales no humanos evidencian la falta de voluntad para atender un asunto que mantiene encendidos los focos rojos. 

De acuerdo con la información solicitada vía transparencia a la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales y Protección Urbana (FEDAPUR) de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX), del 1 de enero de 2019 al 1 de marzo de 2021 se recibieron 610 denuncias por maltrato animal en la capital. 

Las alcaldías que concentran el mayor número son Iztapalapa (85 denuncias); Gustavo A. Madero (66); Coyoacán (59); Cuauhtémoc (57); y la Benito Juárez (55). A ellas les siguen Tlalpan (43); Álvaro Obregón (42); Miguel Hidalgo (41); Tláhuac (28); Azcapotzalco (27); Xochimilco (26); Magdalena Contreras (24); e Iztacalco (15). Las demarcaciones más “amigables” serían Milpa Alta con 10 y Cuajimalpa con 9. 

Información contenida en la anterior gráfica también deja ver que durante la pandemia de coronavirus ha habido una alza en las denuncias en al menos nueve demarcaciones, esto aunque las cifras de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) publicadas en su sitio web aseveren lo contrario.

No obstante, información de la Coordinación General de Investigación Territorial de la FGJ obtenia vía transparencia deja ver que en el mismo periodo de 2019 a 2021 se iniciaron únicamente 140 investigaciones por dicho delito, lo que representa apenas un 22.95% de las 610 denuncias presentadas. 

Con ello se tiene que en la alcaldía con mayor omisiones es Xochimilco con cero carpetas de investigación iniciadas, seguido de la alcaldía Coyoacán con el 10% de atención en los casos; Miguel Hidalgo (14.6%); Gustavo A. Madero (15.2%); Cuauhtémoc (15.8%); la Benito Juárez (18.2%; Iztapalapa (20%); Magdalena Contreras (25%); Iztacalco (26.7%); Álvaro Obregón (28.6%); Tlalpan (32.6%); Tláhuac (35.7%); Azcapotzalco (44.4%). 

Sólo tres alcaldías atendieron más de la mitad de las denuncias presentadas: Venustiano Carranza, con el 52.2% del total; Milpa Alta con el 60% y la alcaldía Cuajimalpa con el 66.7% de atención

Bache 1: El proceso de denuncia

Hay diversas instancias para hacer las denuncias de maltrato animal como la FIDAMPU, la Brigada de Vigilancia Animal (BVA) y la PAOT, pero hay muchas quejas y reportes de maltrato realizadas en las redes sociales que ni siquiera llegan a convertirse en un “dato” real para estos órganos al no ser formalizadas. 

Gobierno de la CDMX

Para Mónica Pineda, fundadora de la asociación Gente por la Defensa Animal (Gepda), sería fundamental que sólo hubiera una institución para denunciar o bien un tipo de call center que dé recepción, asesoría, guía y a su vez canalice correctamente los casos y las denuncias dependiendo de la naturaleza de cada uno de ellos, pues subraya que en estas instancias hay mucha burocracia, así como poco presupuesto y personal capacitado. 

FIDAMPU atiende otro tipo de denuncias como despojo y no se dan abasto, que es lo mismo que sucede con PAOT, no tiene suficientes investigadores específicos que estén nada más asignados para atender reportes de maltrato, se tienen que dividir entre denuncias que ingresan por otros delitos y no se les da el interés suficiente”, lamenta en entrevista con Noticias en la Mira. 

Para la activista, es urgente que estas instancias cuenten con elementos que estén capacitados en materia de sensibilización, jurídico, veterinario, zoología, etc., en especial la BVA, pues añade que a veces éstos se niegan a entrar a domicilios en donde hay maltrato animal para retirar ejemplares a sus dueños pese a que la ley lo permite. 

Asimismo, señala que las deficiencias en el proceso de denuncia no es sólo a la hora de canalizarlas, sino a la hora de darles un seguimiento, pues las instancias no muchas veces notifican cuando éstas proceden, hay fallos o sujetos consignados. 

De acuerdo con el Código Penal de la CDMX, quien realice actos de maltrato o crueldad animal, causándole lesiones de cualquier tipo sin que pongan en peligro su vida, será acreedor de seis meses a dos años de prisión y de 50 a 100 días de multa. Si las lesiones ponen en peligro la vida del animal no humano se incrementarán en una mitad las penas señaladas.

Por otro lado, si la persona provoca la muerte del animal no humano, se le impondrán de dos a cuatro años de prisión y de 200 a 400 días de multa, así como el aseguramiento de todos los animales que pudiera tener bajo su cuidado o resguardo. En caso de que se haga uso de métodos que provoquen un grave sufrimiento al animal previo a su muerte, las penas aumentarán a la mitad.

LEER MÁS: Oreo, la perrita rescatista mexicana que busca sobrevivientes en Miami

La titular de GEPDA añade que parte de lo estipulado en el Código Penal da pie a que muchas veces los agresores obtengan la libertad pues el maltrato animal no está clasificado como un delito grave, sino como un delito menor, lo que implica que éstos no sean sujetos de permanecer en la prisión como medida preventiva. 

Pero aún y con cambios significativos en el Código, la defensora precisa que el meollo del asunto seguirá siendo el proceso para hacer valer las leyes, situación que da origen a la poca tasa de éxito de una denuncia sobre maltrato animal. 

El meollo del asunto y el tema de hacer valer las leyes de protección y defensa de animales en todo el país, no solamente en la CDMX, es la poca empatía de las autoridades, el desconocimiento mismo de estas leyes, la corrupción, la parcialidad y las pocas ganas de trabajar. No hay un Estado de Derecho para los ciudadanos mexicanos, mucho menos lo va a haber para los animales no humanos”, fustigó y llamó al gobierno local y federal a hacer un escaneo de lo que no funciona para que realmente haya una defensoría pública.

Bache 2: Los vacíos legales

Hay otras lagunas que impiden que haya una correcta impartición de justicia contra el maltrato animal, una de ellas la creación de las leyes secundarias que se requieren para hacer valer el Artículo 13 inciso B de la Constitución de la CDMX, en donde se considera a los animales no humanos como seres sintientes que deben recibir un trato digno y respetuoso, además de que señala que se debe fomentar la cultura de cuidado, la tutela responsable y atender a los animales en abandono. 

Para la representante de Gente por la Defensa Animal, la creación de las leyes secundarias podría ser fructífero porque gracias a ellas se podría finalmente prohibir la venta de los animales física (como en los mercados de Sonora o Jamaica) y en línea, ésta última impulsada por páginas de internet, redes sociales y hasta empresas como Mercado Libre, en donde se pueden hallar animales en peligro de extinción, ejemplares de fauna silvestre, productos de los animales como semen de cerdo, aretes con plumas de pericos, fetos, entre otras cosas. 

Tenemos una batalla contra Mercado Libre, hemos enviado cartas a Mercado Libre por la cantidad de animales que venden, los envían por mensajería, llegan en unas condiciones miserables, no tienen vacunas, no están desparacitados; no hemos recibido respuesta. Los animales, los seres vivos, ya no deben de ser vistos ni ser usados como una mercancía, a eso no estaría supuesto un ser sintiente”, añade Mónica Elmira Pineda, quien también precisa que aunque la venta física está considerada en la ley, en realidad las autoridades no hacen operativos para erradicarlo y los vendedores siguen en total impunidad. 

Generalmente los vendedores de animales en internet permanecen ocultos y trabajan bajo el anonimato, lo que les permite evadir fácilmente cualquier queja o denuncia de cibernautas, o el rastreo por parte de las autoridades. O bien están los casos como la Profepa,que no acepta denuncias en relación con el tráfico de especies silvestres si no se proporciona ubicación física del denunciado o del punto de venta.

Sólo algunas plataformas como eBay y Amazon destacan por sus políticas restrictivas y prohibitivas en relación con la venta de seres vivos, incluyendo insectos. También está PETCO, que a solicitud de sus clientes dejó de vender ejemplares en sus tiendas.

Por otro lado, la creación de las leyes secundarias también abriría la puerta a la regulación de los animales de granja, otro tipo de ejemplares que también se encuentran en total abandono. 

A nivel local, la PAOT a cargo de Mariana Boy también ha sugerido este 2021 al Congreso capitalino un proyecto para abrogar la Ley de Protección a los Animales de la Ciudad de México y se expida la Ley de Protección y Bienestar Animal, que busca erradicar el maltrato animal y detectar un posible vínculo con casos de violencia familiar y en la que también se busca prohibir las peleas de gallos, perros y de cualquier otro animal.

Restraso a nivel nacional

Mónica Pineda destaca que si en la CDMX y el Estado de México se está en “pañales“ en el tema de impartición de justicia para la defensa de los animales, a nivel nacional esto es prácticamente nulo, pues si bien la mayoría de los estados ha hecho modificaciones a su Código Penal, al momento el estado de Chiapas es el único que no ha movido un dedo. 

Aún cuando ya están modificados los Códigos Penales no hemos sabido de casos en donde las autoridades tengan la voluntad de hacer valer el Código Penal y que procedan los casos, que se castigue a los agresores. Sólo hacen caso cuando la denuncia de maltrato animal se viraliza y las asociaciones y activistas estamos presionando o reclamando para que hagan su trabajo”, precisa.

Para ver la indiferencia sólo basta observar la iniciativa del diputado Samuel Herrera para reformar y adicionar diversas disposiciones al Código Penal Federal para considerar como delito el maltrato animal no humano, mismo que el Senado mantiene en la “congeladora”. 

No obstante, también hay otras luces como la aprobación del dictamen para la prohibición de uso de animales para pruebas de cosméticos; o el dictamen en Jalisco para crear un capítulo de bienestar animal que contemple a los animales de granja y los mataderos que es único en su tipo.

Esto también deja ver la poca voluntad de legisladores y gobernantes para aprobar. Hay varios proyectos de ley a nivel federal que se han propuesto por parte de grupos de protección animal para impulsar medidas de protección para los animales de consumo y están congeladas. Han pasado sexenios y no resulta absolutamente nada y tiene mucho que ver con los intereses económicos enormes de las industrias cárnicas y ganaderos”.

AMLO y la 4T están en deuda

Fue en mayo de 2018, durante la campaña presidencial, que Andrés Manuel López Obrador se comprometió con asociaciones civiles, refugios, activistas y sociedad civil sobre el tema de los derechos animales firmando cuatro compromisos base como:

  • Implementar cursos y talleres de “Cuidados de los Animales de compañía”.
  • Tenencia Responsable. 
  • Implementar y fomentar jornadas de adopción en todo el país.
  • Implementar jornadas de esterilización permanentes y cambiar los “Antirrábicos” a “Centros de Adopción y Bienestar Animal”.
Cortesía Gepda

Estos puntos que AMLO ha propuesto pues creo que se han quedado nada más en la finta . El señor presidente y a la 4T están en deuda con el gremio de los defensores de animales, porque no hemos visto los avances de esta carta de compromiso”, reprobó Mónica Pineda. 

Indicó que las jornadas de esterilización ya existían desde antes de su gobierno, pero sólo en algunas partes del país, pues a la fecha muchos grupos de protección animal batallan en municipios para realizar este tipo de campañas y, ante la sobrepoblación, aún se recurre al sacrificio cuando esto no es una solución. 

LEER MÁS: Sellos, marcas y más; todo lo que debes saber sobre “Cruelty-Free”

Respecto a la jornada de adopción, señala que no yendo tan lejos en la alcaldía Gustavo A. Madero, Tláhuac, Xochimilco y Milpa Alta se ve en cada esquina a un animal en situación de calle, perritas madres pariendo en la calle, camadas que la gente va a abandonar en los basureros; perras amarradas en árboles con sus camadas en una caja de cartón. 

Ante ello, Gepda hace un llamado a que realmente la 4T deje un legado y puedan lograr cambios de impacto para el bienestar y defensa de los animales en México, y hace falta si bien no estar a la vanguardia al menos no estar en un retraso tan grande.

AT