:)

CDMX

“Se están abriendo nuevas esperanzas para encontrar a nuestros hijos”

Publicado

on

noche de Iguala

A cuatro años de los hechos en la llamada noche de Iguala, que culminaron con la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, miles de personas de diversas organizaciones sociales participan en eventos, marchas y mitines en varios estados del país con la misma consigna en mente: justicia. En la movilización de la Ciudad de México encabezada por familiares de los estudiantes, uno de los padres afirmó que “Se están abriendo nuevas esperanzas para encontrar a nuestros hijos”.

Con los padres de los estudiantes de la normal rural “Isidro Burgos” en la vanguardia los simpatizantes se concentraron poco antes de las 16 horas en el Ángel de Independencia en la Ciudad de México, de donde marchan rumbo al Zócalo capitalino, en la última jornada que verá el gobierno de Enrique Peña Nieto, cuya administración lanzó la polémica “verdad histórica” para explicar los sucesos de la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014.

“Hoy se cumplen cuatro años de una agresión tan cobarde e inhumana que hicieron sobre nuestros hijos. Se están abriendo nuevas esperanzas para encontrar a nuestros hijos.  En el actual gobierno sólo hemos encontrado mentiras, una supuesta verdad, algo que no existe que nos quieren imponer”, afirmó uno de los padres.

Esto en referencia a la reunión previa que sostuvieron con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

“El día de hoy se abre una esperanza para llegar a la verdad. El único objetivo para nosotros es que nos esclarezca, él automáticamente asume esa responsabilidad. Tiene que asumir las cosas que deja el actual gobierno. Enrique Peña Nieto sigue pensando que con el tiempo nos iba a derrotar, hoy le demostramos que en cualquier lugar a donde vaya la justicia le va a llegar”, agregó en un mensaje ofrecido desde un templete en el Zócalo capitalino.

Una de las madres apuntó: “Se cumplen cuatro años sin que podamos darles abrazos a nuestros hijos en sus cumpleaños”.

Otra más afirma que tanto el exgobernador guerrerense Ángel Aguirre Rivero, José Luis Abarca y el presidente Peña tuvieron conocimiento de lo que estaba pasando la noche del 26 de septiembre de 2014.

“Ni la lluvia ni el viento detendrán el movimiento”, comenzaron a clamar los asistentes, cuando una breve precipitación comenzó a caer en inmediaciones de Reforma, por donde avanzó la marcha acompañada de música de un grupo venezolano que acompañó el contingente.

Conforme avanza la manifestación, algunos de los asistentes claman: “¡Vivos se los llevaron vivos los queremos!”.

No es una conmemoración, dijo Carmen, estudiante de la Escuela Nacional de Música, que con acordeón en mano, aseguró que este movimiento es un reclamo y una exigencia de justicia.

Pese a la lluvia y viento, los manifestantes aplaudían y llamaban a mantenerse firmes en su reclamo y en esta marcha, que se ha desarrollado de manera pacífica.

Detrás de los familiares de los estudiantes desaparecidos caminaban alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), UACM, integrantes del Comité 68, organizaciones sindicales y sociales, campesinos de Acolman, Atenco, de los pueblos indígenas, damnificados del sismo, FNAMOP, derechos humanos y población en general.

Poco antes del arranque de la manifestación se llevó a cabo una ceremonia religiosa en el Ángel de la Independencia en recuerdo de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Unos cuatro sacerdotes estuvieron en la cima de las escalinatas de dicho monumento, y con cantos y una homilía, el contingente rezó por los estudiantes desaparecidos y pidieron por los pueblos que sufren, así como por la paz en el país.

https://twitter.com/NoticiaEnLaMira/status/1045105244718460929

De acuerdo con cálculos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, casi 10 mil personas participaron en la marcha por el cuarto aniversario de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Con información de Anayeli Tapia 

Publicidad
Publicidad