:)

CDMX

Muertes en la CDMX son 3 veces más de lo reportado por el Gobierno: NYT

Publicado

on

En la Ciudad de México el número de muertos podría ser tres veces más de los reportados por las estadísticas federales, los cuales podrían contabilizarse en cientos o posiblemente miles que no son informados por el Gobierno mexicano, publicó este viernes The New York Times.

De acuerdo con el diario estadounidense que cita a funcionarios de la capital, las tensiones han llegado a un punto crítico en las últimas semanas cuando la CDMX ha estado alertando de las muertes al gobierno federal con la esperanza de que se haga público el verdadero estrago del virus.

Las cifras de estos servidores públicos tabulan bastante más de 2 mil 500 por el virus y enfermedades respiratorias que, sospechan, están relacionadas con el Covid-19, sin embargo, Salud solo informa de unos 700 decesos en el área que comprende la capital y sus alrededores.

Incluso, dice NYT, los médicos de los casi saturados hospitales de la Ciudad, coinciden en que se está ocultando al país la realidad de la epidemia, pues no son nuevos los casos de nosocomios donde los pacientes yacen en el suelo, tendidos sobre colchones, apoyados en sillas de metal a falta de camas o de plano que son rechazados y enviados a buscar espacio en lugares menos preparados.

“Muchos mueren en esa búsqueda”, dijeron varios médicos.

Algunos doctores consideran que es como vivir en dos mundos distintos, uno dentro del hospital donde ven pacientes morir y en estado grave, el otro cuando salen a la calle y ven a la gente caminar despreocupada.

En un país con 120 millones de personas a nivel nacional el gobierno reporta menos de 3 mil muertes por Covid-19 confirmadas, además de unas 250 sospechosas, pero los expertos dicen que México tiene un panorama mínimo de la escala real de la epidemia porque está haciendo pruebas a muy pocas personas.

“Solo 0.4 personas de cada mil en México se hacen la prueba del virus, de lejos la proporción más baja entre las decenas de naciones de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, que promedian unas 23 pruebas por cada mil personas”.

Mientras el gobierno dice que al país le ha ido mejor que a muchos países más grandes, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell calculó que la cifra total de muertos rondará los 6 mil.

The New York Times destaca que el exsecretario de Salud, José Narro Robles, acusó a López-Gatell de mentirle al pueblo de México. Y algunos gobiernos estatales están comenzando a sacar conclusiones similares que sus datos no reflejan la realidad.

De acuerdo con tres personas con conocimiento del asunto citadas, hace un mes, la jefa de gobierno de la ciudad, Claudia Sheinbaum, comenzó a sospechar que los datos federales y los modelos sobre la epidemia eran defectuosos.

Estas personas dijeron que ella ordenó a su personal que llamara a cada hospital público en Ciudad de México para preguntar sobre todas las muertes relacionadas con la COVID-19, confirmadas y sospechosas. En la última semana, esa gestión encontró que las muertes fueron tres veces más que las cifras reportadas por el gobierno federal.

Con una cantidad tan limitada de pruebas y dudas sobre los modelos del gobierno, los expertos dicen que los cálculos federales de cuándo el país alcanzará su punto máximo, cuánto durará la epidemia y qué tan grave será el daño pueden no ser confiables.

Algunas personas mueren por enfermedades respiratorias agudas y son cremadas sin que se les haga la prueba, dicen los funcionarios, además de las personas que mueren en casa sin haber sido ingresadas en un hospital y ni siquiera cuentan en las estadísticas de Ciudad de México.

López-Gatell se ha convertido en una suerte de celebridad al conducir conferencias de prensa nocturnas en las que asegura al público que las cosas están ocurriendo según lo planeado.

Contrario a lo que ocurrió en Wuhan, China, donde se cerró la ciudad, la provincia circundante y se prohibió a miles de personas viajar. En México, por el contrario, las medidas de confinamiento han sido opcionales, y los funcionarios simplemente instaron a las personas a ir a los hospitales o quedarse en casa, dependiendo de los síntomas. Tampoco hay restricción de viaje.

El modelo principal que se cree que ahora usa el país supone que solo el 5 por ciento de la población infectada presenta síntomas, y que solo el 5 por ciento de esos pacientes irá al hospital, según los documentos de modelado obtenidos por el Times.

“Su modelo está equivocado”, dijo Laurie Ann Ximénez-Fyvie, doctora egresada de Harvard que trabaja en la Universidad Nacional Autónoma de México, y agregó que los casos sintomáticos y severos podrían ser significativamente mayores.

Varios expertos también cuestionaron las proyecciones que ha hecho México de que tan rápido pasará la epidemia. Su modelo muestra un fuerte aumento de las infecciones, seguido de un fuerte declive después de un pico. Pero en casi ningún otro país del mundo ha habido una disminución rápida después de un pico.

(Con información de NYT). DA