:)

Estados

Familiares piden justicia por trabajador linchado en Puebla

Manrique Mezquita era empleado de una empresa de televisión cable; lo acusaron de ser secuestrador

Publicado

on

Gracias a dos tatuajes pudieron identificar el cuerpo de Manrique Mezquita Tadeo, el trabajador de una empresa de televisión por cable cuyos restos quedaron irreconocibles tras ser linchado por pobladores de San Marcos Tlacoyalco, Puebla.

Los hechos ocurrieron el pasado 9 de agosto, cuando los habitantes de esta junta auxiliar ubicada en el municipio de Tlacotepec de Benito Juárez; lo acusaron de ser un secuestrador y sin mediar palabra, lo golpearon y quemaron.

“Su cuerpo estaba inflado, quemado; sus tripas estaban de fuera. Ya olía feo”, lamenta su hermano Lauro, quien la madrugada del miércoles tuvo que reconocer el cuerpo de Mezquita Tadeo, originario de Veracruz.

El sol en un brazo izquierdo y un dragón en el derecho fueron los tatuajes que permitieron sabe que se trataba de él.

LEE TAMBIÉN: Investigan casa hogar de Jalisco por maltrato infantil

De acuerdo con los testimonios, el trabajador terminó su turno, compró cervezas y se disponía a tomarlas junto a su chalán en el deportivo del pueblo. No se sabe como pero en un momento se suscitó una riña con algunos sujetos de la localidad y fue trasladado a la comandancia donde los policías auxiliares lo retuvieron por varias horas.

Alrededor de las 21 horas, los vecinos hicieron sonar las campanas de la iglesia para congregarse, mientras los vecinos corrieron el rumor de que se trataba de un secuestrador de niños.

Enardecidos los pobladores comenzaron a causar destrozos y derribaron puertas y paredes hasta lograr entrar donde estaba el detenido. Le arrojaron piedras hasta destrozarle el cráneo. En medio de su agonía le prendieron fuego.

Manrique Mezquita Tadeo tenía 36 años y era padre de una niña. Deja cuatro hermanos y a su madre, quien exige justicia mientras lamenta lo que le pasó a su hijo.

(Con información de Milenio). DA