:)

Estados

La canción para “El Chapo” que llevó a la muerte a Valentín Elizalde

El llamado “Gallo de Oro” fue acribillado la madrugada del 25 de noviembre de 2006

Publicado

on

El 25 de noviembre de 2006 una camioneta Suburban fue encontrada a las 3:00 de la mañana con más 70 casquillos percutidos en torno a ella. Al interior fueron encontrados los cuerpos de cuatro hombres, tres de ellos sin vida.

Uno de ellos era Valentín Elizalde, “El Gallo de oro”, quien se encontraba en ese momento en el apogeo de su carrera musical. Las otras víctimas eran su chofer Reynaldo Ballesteros y su representante Mario Mendoza Grajeda; mientras que su primo, Fausto “Tano” Elizalde, resultó herido.

Apenas unas horas habría dado el que sería su último concierto en el Palenque de la Expo-Feria de Reynosa en Tamaulipas.

El momento de su asesinato se dio en el punto más violento de la guerra entre Joaquín “El Chapo” Guzmán contra Los Zetas.

Sería precisamente una de las canciones más conocidas de Valentín Elizalde las que habría provocado en encono del grupo criminal contrario al Cártel de Sinaloa que dirigía Guzmán Loera: “A mis enemigos”.

“El Gallo de Oro” acudió a palenques y otras presentaciones sin importar si en su ciudad natal estaba uno u otro cártel, pero se presume que Los Zetas no querían nada que les recordara a sus rivales.

Lee también: Frida Sofía, la nieta de “El Chapo” que quiere ser cantante

Mientras las autoridades señalaron como móvil del homicidio un ajuste de cuentas y una guerra entre grupos del crimen organizado.

En su momento se adjudicó el asesinato a Jaime González, El Hummer, líder de Los Zetas, se dice mandó a matar a Elizalde por ofender al Cártel del Golfo con la interpretación del tema.

Aunque con el paso de los años se han incrementado las preguntas en torno al crimen y hace unos meses la esposa de “Tano” Elizalde, Marysol Castro, señaló que su propio marido participó en el asesinato y su función fue ponerlo en el lugar para que los criminales ejecutaran impunemente el delito.

Mencionó que Elizalde le confesó no querer asistir al concierto en la Expo Reynosa, pero su primo lo convenció y además culpó a su manager de Valentín, muerto en el evento, de ser el responsable de cerrar el trato.