:)

Estados

Por “redes fantasma” mueren 300 tortugas golfinas en Oaxaca

Sus pulmones estaban llenos de agua, lo que indica que murieron en el mar, varias horas antes de llegar a la playa

Publicado

on

Redes de pesca “fantasma”, consideradas ilegales, son las responsables de la muerte de cientos de tortugas golfinas, cuyos cuerpos se acumulan en la playa Morro Ayuta, perteneciente al municipio de San Pedro Huamelula, en las costas del Istmo de Oaxaca, considera un santuario para esta especie.

El pasado 23 de octubre, los cuerpos de 300 tortugas comenzaron a apilarse en la playa, uno de los destinos predilectos para la anidación de la hembra de la especie lepidochelys olivacea o tortuga golfina.

Esta tortuga está considera “en Peligro de extinción” (P), de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

De acuerdo con un acta de hechos levantada el 26 de octubre, las tortugas que aparecieron muertas eran hembras, por lo que se presume que se dirigían a la playa para anidar y depositar sus huevos.

En el documento se detalla que fueron los integrantes del Campamento Tortuguero Morro Ayuta quienes alertaron a la Procuraduría Federal para la Protección del Medio Ambiente (Profepa) y a la comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) de la aparición de los ejemplares muertos.

Fue la doctora en ciencias veterinarias, Adriana Cortés, quien determinó que la causa de muerte fue “ahogamiento causado por artes de pesca, como puede ser redes dirigidas a la captura de escama en general”.

Las redes, cuando son abandonadas, son conocidas como fanstama.

En los cuerpos de las tortugas no se identificaron heridas evidentes, pero sus pulmones estaban llenos de agua y estaban infladas, lo que indica que murieron en el mar, varias horas antes de llegar a la playa.

Además, el hecho de que todas las tortugas fueran hembras anidadoras lo que descartó que su muerte hubiera sido causada por ahogamiento por florecimiento algal nocivo, en cuyo caso hubieran muertos también machos y ejemplares más jóvenes en diferentes playas; mientras que si la causa hubiera sido por un derramamiento tóxico, habrían fallecido ejemplares de distintas especies marinas, y de tratarse de contaminantes, no se observaría una muerte simultánea masiva en una sola playa.

Los cuerpos fueron enterrados en la playa por personal de Profepa, Conanp y la Secretaría de Marina (Semar), así como por voluntarios de comunidades de Huamelula como Río Seco, Paja Blanca y Tapanala, a través del Proyecto Acciones de Reproducción y Conservación de la Tortuga Marina.