Javier Duarte y lo que le espera en la Comisión de Justicia del PRI

El caso del gobernador de Veracruz se analizará este lunes. El partido podría suspenderle sus derechos como militante


Este lunes la Comisión Nacional de Justicia Partidaria de Partido Revolucionario Institucional (PRI) analiza este lunes si suspende los derechos como militante del gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

El mandatario no las tiene todas consigo, además de que enfrenta la desaprobación de sus gobernadores, existen dos investigaciones en su contra: una por parte del Sistema de Administración Tributaria (SAT) por anomalías en sus declaraciones patrimoniales, y otra por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), por la entrega de más de 20 contratos a empresas fantasma.

También se suman las denuncias interpuestas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que detectó como el gobierno de Veracruz simulaba reintegrar a la Federación 5,000 mdp.

“La inseguridad, la confrontación política con diversos sectores y las imputaciones de corrupción, lo arrastraron al descrédito”, escribió el viernes en el diario El Financiero el columnista Raymundo Riva Palacio.

Por otro lado, está también la decisión del Congreso del estado de Veracruz que determinó imponer una multa de casi 36,000 pesos a Duarte de Ochoa por intervenir de manera ilegal en las elecciones a gobernador de junio pasado, ganadas por el panista Miguel Ángel Yunes.

Lo que le espera

El artículo 141 del Código de Justicia del PRI deja en claro que el comité nacional es el único facultado para aplicar la suspensión de derechos o la expulsión.

El artículo 146 del mismo documento prevé que si un militante está sujeto a proceso penal por delitos dolosos, la suspensión de sus derechos partidarios se mantendrá vigente hasta que se dicte sentencia. Sin embargo, la suspensión no puede ser mayor a 3 años.

La deshonestidad y la ineficiencia política de los militantes en el Revolucionario Institucional también es una causal de que pérdida de derechos partidistas.

Otro artículo, el 148, señala que la expulsión procede por cometer faltas de probidad o delitos en el ejercicio de las funciones que un integrante del PRI tiene encomendadas.