Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

Abortos y espionajes se revelan en juicio contra líder de NXIVM

Mujeres eran puestas en aislamiento durante años por mostrar interés en otros hombres…

NXIVM
Foto: Maya Noticias

Durante el juicio en contra del líder de la secta NXIVM, Keith Raniere, se dieron a conocer cómo varias mujeres eran obligadas a abortar y a espiar a multimillonarios mediante sus correos electrónicos.

Una de las testigos, de la que se desconoce su nombre por protección, relató ante el jurado cómo Raniere escalvizaba sexualmente a las mujeres, a quienes castigaba por mostrar interés por otros hombres y las mandaba a un aislamiento en un cuarto durante casi dos años.

Además, contó cómo seguían cada uno de las órdenes de Raniere que hacían ver su conducta abusiva como algo completamente legal y normal.

Aseguró que los cursos de superación personal que promocionaba el líder de NXIVM eran una fachada para cubrir el abuso mental y sexual al que eran sometidas varias mujeres, de las que algunas eran incluidas en un grupo de “esclavas sexuales” a las que marcaban con las iniciales de Raniere.

Por su parte, la defensa del líder sectario alega que cada uno de los actos sexuales en los que participaban estas mujeres eran consensuados.

La testigo de 33 años es una de tres hermanas mexicanas que fueron mandadas por su familia a tomar uno de los cursos de NXIVM en Albany en el año 2000.

Relató que a cada una de ellas Raniere las persuadió para tener relaciones sexuales con él cuando ninguna tenía ni la mitad de su edad, empezando por la más chica de apenas 15 años.

De acuerdo con su testimonio, Raniere prohibía que usaran cualquier método anticonceptivo, lo cual llevó a embarazos de las tres hermanas a quienes se les practicaron abortos como parte de una rutina.

La excusa utilizada por el líder de NXIVM consistía en decirles que se trataba de un modo de bajar de peso y tener una mejor figura.

También detalló cómo fue parte de un esfuerzo para espiar al multimillonario Edgar Bronfman, a quien su hija, Clare Bronfman, una devota de NXIVM, le instaló un programa de espionaje en su computadora para revisar sus correos electrónicos.

Según el testimonio, Clare recibió dicha encomienda bajo la excusa de que su padre “se había unido al lado enemigo” y “buscaba destruir a Keith”.

La testigo relata haber sido mandada a una habitación en 2010, con el consentimiento de sus padres, quienes también eran devotos de NXIVM, para rogar por perdón a Raniere, quien la amenazaba con regresarla a México.

En esa habitación pasó años contemplando el suicidio ingiriendo detergente, hasta que se dio cuenta de que no había nada que le impidiera salir y abandonar el lugar.

Dijo haber visto a Raniere en un evento social, pero no lo pudo confrontar, pues fue puesta en un vehículo y regresada a México. No volvió a ver al líder de NXIVM sino hasta el juicio que se lleva a cabo.

(Con información del New York Times) FI

ES DE INTERÉS |

Trump alista anuncio “espectacular” sobre tema migratorio con México