:)

LM 360º

Alberto Fernández jura como presidente de Argentina

El peronista llegó al Congreso al volante de su propio automóvil

Publicado

on

FOTO: Juan Carlos CARDENAS / ARGENTINA'S SENATE / AFP

Buenos Aires, Argentina.- Alberto Fernández aseguró que su país tiene la voluntad de pagar la deuda pero carece de los medios y se comprometió a atender “la emergencia social” ante el aumento de la pobreza, al asumir este martes la presidencia de Argentina.

“Es imposible pagar la deuda externa si no hay crecimiento. Queremos tener una buena relación con el FMI, pero sin crecimiento no podemos pagar”, señaló en su discurso de investidura.

Fernández, un peronista de centro-izquierda que gobernará hasta fines de 2023, sostuvo que el gobierno saliente del liberal Mauricio Macri “ha dejado a la nación en una situación de virtual default”.

“Contrato social solidario”

El mandatario llamó a “construir un nuevo contrato social fraterno y solidario” para atender prioritariamente a los más pobres en este país en plena crisis económica, que cerrará 2019 con una inflación de alrededor de 55%, una pobreza cercana a 40% y una caída del PIB de 3,1%.

Fernández, abogado de 60 años que fue jefe de gabinete de Néstor y de Cristina Kirchner entre 2003 y 2008, llegó al Congreso al volante de su propio auto. Por las calles cercanas, algunos seguidores lo rodearon para saludarlo.

El flamante mandatario recibió la banda presidencial y el bastón de mando de parte de Macri en el Congreso. Una escena muy diferente a la de hace cuatro años, cuando Cristina Kirchner dejó la presidencia un día antes de lo previsto y Macri fue investido por el presidente provisional del Senado.

Su investidura fue celebrada con cánticos y vivas por los congresistas y también por miles de partidarios reunidos en las calles aledañas.

Kirchner, de 66 años, juró a su vez como vicepresidenta y asumió la presidencia del Senado. La expresidenta se mostró muy cercana al mandatario, durante toda la ceremonia.

Fiesta en la plaza

Los únicos mandatarios extranjeros presentes fueron el cubano Miguel Díaz Canel, así como los de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y de Uruguay el entrante Luis Lacalle y el saliente Tabaré Vázquez.

Contrariamente a los rumores, no estuvo en el acto el expresidente boliviano Evo Morales, a quien  Fernández ofreció asilo tras lo que él mismo calificó como un golpe de Estado en Bolivia.

Los actos están acompañados de una fiesta musical de cumbia y rock en la plaza de Mayo, sobre la que se erige la Casa Rosada y de la cual, a pedido de Fernández, fueron retiradas 24 horas antes las vallas que limitaban el paso hacia la sede presidencial.

Pese a los llamados de unidad de Fernández, no será fácil superar la llamada ‘grieta’ que divide a los argentinos.

Contención social

Argentina, que en 2001 vivió su peor crisis, con el mayor default de la historia, cinco presidentes en una semana y saqueos y disturbios que dejaron una treintena de muertos, se esfuerza por evitar otro estallido, en especial cuando países cercanos como Chile, Bolivia, Ecuador o Colombia atraviesan por duras protestas ciudadanas.

El nuevo presidente se propone para los primeros días de su gobierno mejorar los ingresos de los más vulnerables, a través de más fondos en ayuda social pero también aumentos salariales y de pensiones para las franjas más bajas.

Publicidad
Publicidad