:)

LM 360º

Así reaccionaron los países del mundo tras la renuncia de Evo Morales

Los dirigentes de Venezuela, Nicaragua denunciaron un “golpe de Estado” contra Morales

Publicado

on

Tras darse a conocer que Evo Morales, expresidente de Bolivia, presentó su renuncia el 10 de octubre, después de que las Fuerzas Armadas y la Policía lo presionaran para dejar el cargo, distintos gobiernos alrededor del mundo han manifestado su postura, dejando claro el lado en el que están.

A continuación te presentamos algunas de las más importantes.

México

De acuerdo con lo declarado por el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrad Casaubón, México solicitará una reunión urgente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para analizar la situación en Bolivia y reiteró que lo ocurrido en ese país fue un golpe de Estado contra Evo Morales.

El canciller también criticó que la OEA no se haya expresado tras darse a conocer el “golpe de Estado” y la renuncia del exmandatario.

Fijó la postura de México y reafirmó su disposición a ofrecer asilo al ahora exmandatario boliviano. Aclaró que hasta el momento no han recibido respuesta pero que 20 funcionarios bolivianos que ya han solicitado asilo.

Ebrard subrayó que lo que pasó el fin de semana en Bolivia violenta la orden constitucional y que México no vería con buenos ojos un gobierno que no emane de un proceso electoral legítimo.

España

Por su parte, el gobierno español criticó este lunes en un comunicado la intervención del ejército y de la policía para forzar la renuncia de Evo Morales después de tres semanas de protestas contra su reelección.

El ministerio de Exteriores español, que había celebrado el anuncio de unas nuevas elecciones formulado horas antes por el ya expresidente, condenó que este proceso “se haya visto distorsionado por la intervención de las fuerzas armadas y de la policía sugiriendo a Evo Morales que presentara su renuncia“.

“Esta intervención retrotrae a momentos ya pasados de la historia latinoamericana”, denunció en su comunicado.

Madrid también llamó “a todos los actores a evitar el recurso a la violencia” y a “garantizar la seguridad de todos los bolivianos (…) incluyendo al propio expresidente Morales, sus allegados y los miembros de su administración“.

Uruguay

El gobierno uruguayo expresó en un comunicado su “consternación” por el “golpe de Estado” ocurrido en Bolivia “que forzó la salida del poder del presidente Evo Morales“.

En el comunicado de la cancillería de este lunes, titulado “Golpe de Estado en Bolivia“, el canciller denuncia un “quiebre del Estado de Derecho” que “sumió al país en el caos y la violencia“.

“El Gobierno de Uruguay hace un urgente llamado a todos los actores bolivianos para que cesen los actos de violencia y para que el proceso electoral se encauce de conformidad con las disposiciones de la Constitución y las leyes“, añade la nota.

El canciller Nin Novoa había dado cuenta el domingo de “intentos de solicitud de asilo” en la Embajada uruguaya en Bolivia por parte “de algunos dirigentes de (la ciudad de) Santa Cruz“.

“Lo descartamos rápidamente”, sostuvo el titular de la diplomacia uruguaya, quien además temió “que haya un vacío de poder que sea ocupado sin tener en cuenta la convocatoria a nuevas elecciones” hecha por Morales.

Francia

El Partido Comunista francés y el movimiento Francia Insumisa denunciaron la “lógica de golpe de Estado” que condujo, según ellos, a la dimisión del presidente boliviano Evo Morales.

En esta Bolivia de decenas de golpes de Estado desde los años 1960“, los acontecimientos de estos últimos días “son un conflicto de clase exacerbado, un racismo desatado, una oposición rabiosa contra el sistema de Estado plurinacional constructor de la redistribución de la riqueza y la conquista de la soberanía nacional”, declaró el secretario nacional del PCF, Fabien Roussel, el lunes en un comunicado.

Bajo el falaz pretexto de fraude electoral, la derecha cuya logística está garantizada por los servicios norteamericanos […] no ha aceptado la victoria de Evo Morales conquistada gracias al voto determinante de los indígenas“, añade.

Francia Insumisa acusa por su parte a la oposición que “multiplica los actos racistas y la violencia en una lógica de golpe de Estado“. 

El partido “se une a las protestas contra la violencia de la extrema derecha golpista boliviana y comparte el apoyo a Evo Morales de los principales dirigentes de los países de América del Sur y los partidos progresistas de esta región del mundo”, precisa.

Rusia

Rusia denunció el lunes una ola de violencia orquestada por la oposición boliviana para forzar al presidente Evo Morales a renunciar al cargo, una situación que según Moscú recuerda a “un golpe de Estado“.

“Una ola de violencia provocada por la oposición ha impedido a Evo Morales terminar su mandato presidencial”, indicó el ministerio ruso de Relaciones Exteriores, estimando que el gobierno boliviano “quería una solución basándose en el diálogo político pero finalmente los acontecimientos recuerdan a un golpe de Estado“.

El ministerio ruso pidió a todas las fuerzas políticas bolivianas que encuentren “una vía constitucional para salir de la crisis“.

Rusia es aliado de varios gobiernos de izquierda de América Latina, comenzando por Cuba y Venezuela.

Estos dos países también denunciaron “un golpe de Estado” tras la renuncia de Morales.

Argentina

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, calificó como un golpe de Estado la situación en Bolivia y pidió preservar la integridad de “quienes puedan resultar perseguidos“, en un mensaje de Twitter.

“En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército. Es un golpe perpetrado contra el presidente @evoespueblo, que había convocado a un nuevo proceso electoral”, escribió Fernández.

“El quiebre institucional en Bolivia es inaceptable. El pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno”, añadió.

Cuba

Cuba condenó el “violento golpe de Estado” y expresó su solidaridad con su aliado de izquierda, el renunciante Morales.

“La derecha con violento y cobarde golpe de Estado atenta contra la democracia en Bolivia. Nuestra enérgica condena al golpe de Estado y nuestra solidaridad con el hermano presidente Evo”, tuiteó el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel

“Nuestra solidaridad con el hermano presidente Evo, protagonista y símbolo de la reivindicación de los pueblos originarios de Nuestra América”, dijo en Twitter el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Ambos funcionarios llamaron a una “movilización mundial por la vida y la libertad de Evo“.

Estados Unidos

Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo “están monitoreando” los acontecimientos en Bolivia después de la renuncia del presidente Morales, tras una crisis desatada por irregularidades en las elecciones de octubre pasado.

“Estamos monitoreando los eventos que se desarrollan rápidamente en Bolivia y la renuncia del presidente Evo Morales y el vicepresidente García Linera. Le referimos a nuestra declaración anterior de hoy sobre la importancia de la democracia en Bolivia y nuestro hemisferio”, expresó el portavoz a través de un correo electrónico.

Además, instó a la OEA a “enviar una misión a Bolivia para supervisar el nuevo proceso electoral y garantizar que el nuevo Tribunal Electoral sea verdaderamente independiente y refleje una amplia franja de la sociedad boliviana”.

“El pueblo boliviano merece elecciones libres y justas que respeten su constitución”, añadió el vocero

Los dirigentes de Venezuela, Nicaragua, así como el expresidente brasileño Lula da Silva, denunciaron un “golpe de Estado” contra Evo Morales, líder indígena de 60 años que estaba en el poder en Bolivia desde 2006.

| QT

Publicidad
Publicidad