:)

LM 360º

El covid-19 deja a miles de estudiantes extranjeros en París al borde de la pobreza

Las asociaciones de ayuda alertan desde hace meses sobre una explosión del número de solicitudes de ayuda de alumnos

Publicado

on

Estudiantes Extranjeros
Foto: Especial

La pandemia de covid-19 ha dejado a miles de estudiantes extranjeros en Francia al borde de la pobreza. Lejos de sus seres queridos, confinados en sus pequeñas habitaciones y sin poder trabajar, muchos sobreviven a duras penas gracias a los bancos de alimentos.

Las asociaciones de ayuda alertan desde hace meses sobre una explosión del número de solicitudes de ayuda de estudiantes, sobre todo extranjeros, muchos de los cuales se quedaron sin empleo debido a las medidas de confinamiento.

Morgane Saby, responsable de una antena parisina del Socorro Popular francés, estima que las peticiones de ayuda social por parte de estudiantes universitarios “se han multiplicado casi por tres desde septiembre”. 

“La mayoría vienen de África Subsahariana y el Magreb, pero también tenemos unos cuantos sudamericanos”, dice a la AFP.

“La situación es particularmente difícil para los estudiantes extranjeros porque muchos se quedaron sin trabajo y han dejado de recibir ayuda de sus familias” también asfixiadas por la crisis del covid, coincide Laurence Marion, delegada general del campus universitario internacional de París.

LEER MÁS: Gobierno de Cuba recibe a jovenes artistas en protesta

“Antes de llegar a París sabía que iba a ser difícil, pero la pandemia lo complicó todo”, dice a la AFP Jesús Alejandro, un venezolano de 24 años que llegó a París en marzo pasado para cursar una maestría en Ingeniería Mecánica.

Para pagar el arriendo de su pequeña habitación de 17 m2 en el campus universitario internacional de París – 577 euros por mes, recibió una ayuda excepcional de esta ciudadela donde viven 6.000 estudiantes provenientes de todo el mundo.

Manuella, una brasileña de 35 años que cursa un doctorado en Filosofía en París, sobrevive gracias a sus ahorros. Perdió su trabajado de bailarina, que era su principal fuente de ingresos, con el cierre de los restaurantes y bares.

“Nosotros, los estudiantes extranjeros, somos los grandes olvidados de esta crisis”, dice indignada la mujer que se queja de la falta de ayuda del gobierno de Francia pero también del de Brasil.

FC