:)

LM 360º

Cuba envía médicos a México para apoyar crisis por Covid-19

El pasado 4 de abril, el gobierno lanzó un plan para contratar a 6 mil 600 médicos y 12 mil 300 enfermeras

coronavirus Chihuahua

La República de Cuba informó que ha enviado a México diez médicos especialistas para que compartan su experiencia en las labores sanitarias para enfrentar la crisis del coronavirus, que hasta el día de ayer, cobró la vida de al menos 141 personas en territorio nacional.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó, que los médicos enviados no prestarán servicios, sino que solo harán recomendaciones en materia de política pública, en respuesta a los lazos amistosos entre ambos países.

“El grupo de especialistas viene a compartir las prácticas que tiene este país para atender la crisis del COVID-19”, señalan en el comunicado.

El pasado lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que se encontraba en conversaciones con el gobierno de Cuba para solicitar la ayuda en caso de el sistema de salud no lograra cubrir las necesidades médicas necesarias.

El pasado 4 de abril, el gobierno lanzó un plan para contratar a 6 mil 600 médicos y 12 mil 300 enfermeras para hacer frente a la pandemia.

Los servicios médicos cubanos, duramente criticados por Estados Unidos y Brasil, reaparecieron entre aplausos para combatir la pandemia de COVID-19, incluso en Europa, dando impulso a un programa vital para el desarrollo de la isla. 

Italia, con más de 11 mil fallecidos por el nuevo coronavirus, es una de las 14 naciones que recientemente solicitó la intervención del contingente Henry Reeve de médicos cubanos, especializado en desastres naturales y epidemias.

También los convocó Andorra, mientras que Francia aprobó el ingreso de médicos cubanos a sus territorios de ultramar, necesitados de doctores, un plan que data del año pasado pero que llega en un momento oportuno.

Sin embargo Estados Unidos y Brasil acusan a Cuba de retener el grueso de los ingresos que pagan esos países por los médicos, y de someter a los profesionales a un régimen laboral parecido a una “esclavitud moderna”.

Con información de Proceso y AFP

JN

Publicidad
Publicidad