:)

LM 360º

Hospitalizan a niño por raspón y le amputan ambas piernas

La vida del pequeño peligraba más de lo que imaginaron

Publicado

on

amputan piernas raspón

Tras ingresar al hospital por un raspón, un niño de apenas tres años sufrió la amputación de sus dos piernas luego de que los médicos detectaran que su salud corría más riesgo del que se estimó en primer lugar.

El hecho ocurrió en  San Diego, en California, cuando Brian y Juliana, padres del menor, de apellido Baumkirchner, decidieron llevar al pequeño a un centro de salud luego de caer de su bicicleta durante un paseo.

Si bien, sufrir una caída de bicicleta no es algo inusual, y no era la primera vez que le sucedía al hijo de la familia Baumkirchner, notaron que se encoraba herido, con un raspón que lo tenía lamentándose, y lo llevaron al Rady’s Children’s Hospital y rápidamente lo vieron varios médicos y enfermeras.

Ahí, tras una oportuna revisión por parte de médicos y enfermeras, detectaron que, más allá de un simple raspón, el niño se encontraba gravemente enfermo, y en cuestión de tres horas, temieron que no pasaría la noche.

Los padres del menor detallaron a la cadena ABC News que se trataba de una infección por estafilococos que se había extendido rápidamente por el cuerpo del niño por lo que se tomó la decisión de amputar sus extremidades.

El médico de la UCI dijo que sus laboratorios, cuando llegó, eran motivo de preocupación, sin duda. Pero el trabajo de laboratorio a la 1 pm, solo tres horas después, todo su cuerpo se estaba apagando… Ellos pensaron que lo iban a perder, seguro, esa noche”.

Mientras Brian y su esposa, Juliana, permanecen en San Diego, las facturas aumentan, con la esperanza de apoyar, el tío del menor inició una solicitud en GoFundMe para ayudar a la familia con los gastos médicos y de vida.

Los estafilococos son bacterias que comúnmente tienen las personas sanas en la piel o la nariz y con frecuencia provocan infecciones en la piel. Esas infecciones de la piel pueden provocar infecciones en la sangre, los huesos y los pulmones, mismas que pueden poner en peligro la vida de cualquier persona.

Ahora, el niño está estable, pero aún falta mucho camino por recorrer, para poder regresar a una vida de normalidad. 

EC