:)

LM 360º

Indigna a franceses que Macron quiera “fastidiar” a los no vacunados

Las declaraciones de Macron desataron una tormenta en la clase política, desde la izquierda radical hasta la extrema derecha.

Publicado

on

Macron estado islámico sahara

El presidente francés, Emmanuel Macron, generó este miércoles indignación en su país tras confesar su voluntad de “fastidiar hasta el final” a quienes no se vacunaron contra el covid-19, a tres meses de las elecciones presidenciales.

“A los no vacunados, tengo muchas ganas de fastidiarles. Y eso es lo que continuaremos haciendo, hasta el final. Es esta la estrategia”, reconoció Macron en una entrevista concedida al diario Le Parisien y publicada el martes.

El mandatario liberal utilizó en francés el verbo “emmerder”, un registro coloquial que sorprende en un jefe de Estado y que se puede traducir como “joder”, “molestar”, “fastidiar” o “complicar la vida”.

Sus declaraciones desataron una tormenta en la clase política, desde la izquierda radical hasta la extrema derecha, alimentaron su imagen de arrogante y contribuyeron a suspender de nuevo el debate parlamentario sobre una medida clave.

Pospone Asamblea Nacional debate sobre pasaporte de vacunación

La Asamblea Nacional (cámara baja), donde el gobierno es mayoritario, aplazó el martes por la noche por segundo día consecutivo el debate sobre la aprobación de un pasaporte de vacunación que sustituya al actual pasaporte sanitario.

El ejecutivo francés quiere que esta nueva medida se aplique a mediados de enero, en plena quinta ola de contagios. El miércoles se registraron 335.000 nuevos casos en 24 horas, una cifra récord, anunció el ministro de Salud, Olivier Véran, ante los diputados que debaten la medida.

Si se aprueba, los mayores de 12 años sin vacunar no podrán ir a restaurantes, museos, gimnasios, cines ni usar ciertos transportes, aunque presenten una prueba de diagnóstico negativa de menos de 24 horas, como se permite actualmente.

Clase política va contra Macron

La candidata presidencial del partido derechista Los Republicanos, Valérie Pécresse, se dijo “indignada” por las declaraciones. “No corresponde al presidente de la República escoger entre buenos y malos franceses”, aseguró a CNews.

Pécresse, a la que algunos sondeos sitúan codo a codo con el actual mandatario en la segunda vuelta de la presidencial de abril, llamó además a los franceses a “poner fin al quinquenio del menosprecio”.

Los presidenciables ultraderechistas, bien situados en las encuestas, denunciaron la “violencia” de los propósitos del mandatario, en palabras de Marine Le Pen, o una tentativa de “existir en la campaña”, como afirmó el también aspirante Éric Zemmour.

La candidata socialista y alcaldesa de París, Anne Hidalgo, así como el comunista Fabien Roussel, cuestionaron la capacidad del presidente para “unir” a los franceses. El izquierdista Jean-Luc Mélenchon denunció una “confesión alucinante de Macron“.

Su primer ministro, Jean Castex, cargó en cambio contra la “ínfima minoría” de franceses que rechazan la vacunación y quienes, a juicio del jefe de gobierno, son los responsables de “fracturar” el país.