:)

LM 360º

Keiko Fujimori vuelve a prisión

La medida fue tomada como parte de una investigación sobre el escándalo de corrupción de Odebrecht

Publicado

on

keiko fujimori
Luka GONZALES / AFP

Lima, Perú.- La líder opositora peruana Keiko Fujimori fue detenida este martes, luego de que la justicia ordenara que vuelva a prisión preventiva, como parte de una investigación sobre el escándalo de corrupción de Odebrecht.

La decisión es un nuevo golpe al fujimorismo, dos días después de que esa fuerza política recibiera un voto castigo en las urnas, que selló el fin de su hegemonía en el Congreso.

“Impongo prisión preventiva por el plazo de 15 meses a la investigada“, declaró el juez Víctor Zúñiga, tras exponer durante 10 horas los argumentos de su decisión, en una audiencia a la que Keiko se sumó en los minutos finales.

Keiko, quien vestía una blusa negra y quien abrazó y besó a su marido antes de entrar a la sala de audiencia, fue detenida de inmediato por la policía para ser conducida a la cárcel de mujeres de Chorrillos, en el sur de Lima.

“Si ustedes están viendo este video es porque el juez Víctor Zúñiga decidió injustamente enviarme a la cárcel nuevamente (…). Esto no es justicia, esto es ajusticiamiento”, declaró Keiko en un video divulgado en las redes sociales minutos después de que fuera detenida.

Su abogada, Giulliana Loza, anunció que apelará la medida, mientras que la fiscalía se declaró conforme con el fallo, a pesar de que había solicitado 18 meses de prisión preventiva, afirmando que había riesgo de que huyera del país.

Keiko, de 44 años, es investigada en el marco del escándalo de presuntos pagos ilegales a políticos por parte de la constructora brasileña Odebrecht, que salpica también a cuatro expresidentes peruanos, uno de los cuales, Alan García, se suicidó.

La primogénita del encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) previamente estuvo 13 meses en prisión preventiva hasta que fue liberada en noviembre por un fallo del Tribunal Constitucional, pero la fiscalía presentó nuevos cargos y pidió que vuelva a prisión.

La fiscalía asegura que la dirigente recibió aportes ilegales de Odebrecht y de otras fuentes para financiar sus campañas electorales de 2011 y 2016, en las que acarició la presidencia de Perú.

A la acusación inicial de lavado de activos, la fiscalía sumó las de obstrucción a la justicia, asociación ilícita, falsedad genérica, fraude procesal y organización criminal.

Keiko Fujimori formó una organización criminal dentro del partido Fuerza Popular para obtener activos ilícitos”, según el fiscal José Domingo Pérez, a quien los medios apodan el “Superfiscal” y que no asistió a la audiencia.

Keiko ha negado las imputaciones y afirmó que se trata de un proceso “lleno de abusos y arbitrariedades” y aseguró, además, que no pretende huir de Perú.

La fiscalía obtuvo hace poco en Brasil el testimonio de un exejecutivo de Odebrecht que confirmó un aporte ilegal de un millón de dólares a la campaña de Keiko en 2011, según la prensa.

Éste se suma a otros millonarios aportes encubiertos confesados por otros responsables de Odebrecht y por un prominente banquero peruano.

Madre de dos niñas de 10 y 12 años y casada con el estadounidense Mark Vito Villanella, Keiko pasó todo el día en la casa de su madre, Susana Higuchi, hasta que en la tarde partió en automóvil al tribunal, seguida por una caravana de reporteros, e ingresó a la sala cuando estaba por culminar la lectura del fallo.

Popularidad del padre

El fallo judicial ocurrió dos días después del colapso electoral de la agrupación fujimorista Fuerza Popular, que perdió unos 60 escaños en las legislativas convocadas por el presidente Martín Vizcarra tras disolver el Congreso en septiembre.

Hasta la debacle del domingo, el fujimorismo, una amalgama populista de conservadurismo moral y economía neoliberal, conseguía desde 1990 una buena votación en todos los estratos sociales.

Muchos peruanos admiran a Alberto Fujimori porque derrotó a la guerrilla maoísta Sendero Luminoso y detuvo la hiperinflación heredada de su antecesor, Alan García. 

Beneficiada de la popularidad de su padre, Keiko llegó a ser considerada como la persona más poderosa de Perú entre 2016 y 2018.

Pero el cierre del Congreso fue un duro golpe para la dirigente y su partido, que venían perdiendo apoyo de la ciudadanía por su resistencia a la cruzada contra la corrupción lanzada por Vizcarra, según sondeos.

“Es el desplome del fujimorismo. Es producto del desgaste partidario, de la división partidaria y de los errores de Keiko”, dijo a la AFP el analista Luis Benavente, director de la consultora Vox Populi.

Al salir de prisión, Keiko anunció una pausa en política para pasar tiempo con su familia, por lo que no participó en la campaña parlamentaria.

AFP/JN

Publicidad
Publicidad