Keith Raniere, líder de la secta NXIVM, es declarado culpable

fue detenido y llevado a prisión en marzo de 2018