:)

LM 360º

Lava del volcán Cumbre Vieja pierde velocidad, pero aún es destructiva

La erupción comenzó el domingo y ya arrasó 154 hectáreas y destruyó 320 edificaciones

Publicado

on

lava volcán Cumbre Vieja
Foto: DESIREE MARTIN / AFP

Los Llanos de Aridane, España. La lava del volcán Cumbre Vieja en la isla española de La Palma (archipiélago de Canarias, suroeste) perdió velocidad este miércoles pero avanzaba sin freno, multiplicando los estragos a su paso ante la impotencia de los vecinos.

La lava “se ha ralentizado pero sigue su camino inexorable”, advirtió en conferencia de prensa Ángel Víctor Torres, presidente regional de las Islas Canarias, aconsejando a los vecinos no intentar nada contra ella y evitar maniobras que les pongan en peligro.

Ante el avance de la lava, que tiene bastante altura, no se puede hacer nada“, admitió. “Ni una barricada, ni una zanja, ni un parapeto paran de ninguna manera el avance de la lava. Ojalá así fuera, pero no lo es, es imposible“.

La erupción, que se inició el domingo, arrasó ya 154 hectáreas y destruyó 320 edificaciones, informó el miércoles el sistema de medición geoespacial europeo Copernicus, en un incremento notable respecto a sus datos anteriores.

La llegada de la lava al mar despierta temor por las reacciones que provoca, y se había dado por descontada. Sin embargo, ya no es segura porque el descenso del magma ha ido perdiendo velocidad.

“Las coladas avanzan muy lentamente, 12 metros han avanzado en 12 horas”, indicó el presidente regional.

Según los últimos datos del gobierno canario, estas ardientes columnas grises y naranjas se desplazan ahora a cuatro metros por hora, engullendo la vegetación y las construcciones que encuentran a su paso.

Las cenizas volcánicas en suspensión bloquean, además, la luz solar y reducen la visibilidad en la zona, por lo que los servicios de emergencia pidieron a la población de esta isla atlántica de unos 85 mil habitantes que limiten sus desplazamientos.

La erupción del Cumbre Vieja ha provocado ya la evacuación de 6 mil 100 personas, entre ellas 400 turistas. Sin saber si podrán regresar algún día, muchos vecinos se vieron obligados a abandonar sus casas en el espacio a veces de unos minutos.

No se han producido víctimas.