Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

Nueva crisis entre Ucrania y Rusia tras incidente naval en Crimea

La tensión se disparó el domingo cuando las fuerzas navales rusas capturaron, tras dispararles, a tres buques militares ucranianos…

Foto: SERGEI SUPINSKY / AFP

KIEV, Ucrania.- Ucrania y Rusia hacen frente a su peor crisis en los últimos años tras la captura el domingo de buques de la marina ucraniana, un incidente que representa una “nueva etapa” en el “ataque ruso” contra Ucrania, declaró el presidente ucraniano.

“Al atacar a embarcaciones militares ucranianas, lanza una nueva etapa de su agresión”, aseguró el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, durante una declaración televisada.

En cambio, Moscú justificó esta acción asegurando que habían actuado “en estricta conformidad” con “el derecho internacional”, declaró el portavoz del Kremlin Dmitiri Peskov, quien denunció una “intrusión” de embarcaciones ucranianas en las “aguas internacionales” rusas.

La tensión entre Ucrania y Rusia se disparó el domingo cuando las fuerzas navales rusas capturaron, tras dispararles, a tres buques militares ucranianos (dos buques patrulleros y un remolcador, con un total de unos veinte marinos a bordo).

Rusia y Ucrania

Tanto Kiev como Moscú pidieron una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, que se llevará a cabo este lunes.

Por su parte la OTAN también convocó a una reunión de emergencia en Bruselas este lunes junto a los representantes ucranianos, tras una conversación telefónica entre el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, y el presidente ucraniano.

Las relaciones entre los dos países atraviesan una profunda crisis desde 2014 tras la anexión de Crimea por parte de Rusia y la guerra separatista en el este de Ucrania.

Kiev “exige” a Moscú que libere a los marinos y que “devuelva los buques militares capturados”, declaró el ministerio de Relaciones Exteriores ucraniano en un comunicado publicado el domingo por la noche.

“Ucrania pide a sus aliados y socios que tomen todas las medidas necesarias para contener al agresor, en particular imponiendo nuevas sanciones” a Rusia, subraya.

El inédito incidente dejó seis heridos entre los marinos ucranianos, de los cuales dos de gravedad según Kiev. Según Moscú, solo hubo tres heridos.

El Parlamento ucraniano se reunirá este lunes por la tarde para una sesión extraordinaria en la que podría declarar la ley marcial por 60 días, como lo pidió Poroshenko.

El incidente se produjo cuando los barcos ucranianos intentaban ingresar al estrecho de Kerch desde el mar Negro, que separa Crimea de Rusia y es el punto de acceso al mar de Azov.

Según Kiev, los barcos rusos chocaron primero contra el remolcador ucraniano y bloquearon el acceso al mar de Azov.

“Métodos peligrosos”

Moscú confirmó la captura y el “uso de armas”, acusando a los barcos ucranianos de “violar la frontera rusa” y de “llevar a cabo acciones ilegales en aguas territoriales rusas”.

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, acusó el lunes a Ucrania de violar normas internacionales con “métodos peligrosos que crearon amenazas y riesgos para el movimiento normal de los barcos”. Lavrov agregó que se trató de una provocación.

La Unión Europea (UE) y la OTAN pidieron cada uno por su lado “moderación” y que vuelva a bajar la tensión.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, condenó el lunes el “uso de la fuerza” por parte Rusia en el mar de Azov.

Varios países aliados de Kiev, entre ellos Canadá, Lituania o Reino Unido, condenaron la “agresión” rusa.

“Condenamos el acto de agresión de Rusia al capturar tres barcos ucranianos y a su tripulación”, dijo a los periodistas un portavoz de la primera ministra británica, Theresa May.

Turquía se declaró “inquieta” y pidió el fin de la “escalada”, mientras que China pidió a Moscú y a Kiev que “resuelvan sus diferendos a través del diálogo y las consultas”.

Alemania denunció también un bloqueo “inaceptable” del mar de Azov y propuso una mediación francoalemana para evitar que se agrave el conflicto.

La crisis actual entre Ucrania y Rusia comenzó con las protestas proeuropeas y la huida a Rusia y la destitución en febrero de 2014 del presidente prorruso Viktor Yanukovich.

Un mes después, Rusia anexó la península de Crimea. En abril de ese año estalló el conflicto armado en el este entre las tropas de Kiev y los separatistas que dejó más de 10 mil muertos.

Kiev y Occidente acusan a Rusia de apoyar militarmente a los separatistas, lo que Moscú niega. Occidente impuso importantes sanciones económicas a Rusia por la anexión de Crimea y su presunto papel en la guerra en el este de Ucrania.

Rusia reivindica el control del estrecho de Kerch desde la anexión de Crimea. Construyó allí un puente que une la península al territorio ruso.