:)

LM 360º

Trump califica a protestas como “terrorismo doméstico” y ordena el despliegue militar

Poco antes de su discurso, la policía disparó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes

Publicado

on

CHIP SOMODEVILLA / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / Getty Images via AFP

Washington, Estados Unidos.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump anunció este lunes el despliegue de miles de soldados armados en Washington, tras los disturbios del domingo por la noche, que calificó como actos de “terrorismo doméstico” y como una “deshonra absoluta”

En medio del séptimo día de manifestaciones por la muerte hace una semana de un ciudadano negro en Minneapolis por un policía blanco, Trump anunció que desplegará miles de soldados para detener “los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los ataques y la destrucción gratuita de la propiedad”.

El presidente ofreció un breve mensaje tras las críticas por no haber emitido un pronunciamiento solemne ante la crisis. 

“Estos no son actos de personas pacíficas, eso es terrorismo doméstico que ha destruido la nación. Los Estados Unidos necesitan creación, no destrucción. Vamos a tener éxito 100% y nuestro país siempre va a ganar”

Poco antes de su discurso, la policía disparó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes que protestaban delante de la Casa Blanca, al filo de la hora en la que comenzaba el toque de queda.

Decenas de manifestantes que protestaban contra el racismo tras la muerte hace una semana de un ciudadano negro a manos de un policía blanco gritaban “Sin justicia, no hay paz”, mientras corrían.

Visita Trump iglesia frente a la Casa Blanca dañada en disturbios

Donald Trump, realizó el lunes una visita sorpresa a la Iglesia de Saint John, un histórico edificio cerca de la Casa Blanca dañado el domingo por la noche al margen de una manifestación contra el racismo.

Después de una declaración en los jardines de la Casa Blanca en la que denunció el vandalismo de la víspera, el mandatario anunció, para sorpresa general, que iría a un lugar “muy muy especial”. 

Y a continuación, se dirigió a pie a la llamada “iglesia de los presidentes”, ubicada enfrente a la residencia presidencial, que tras los desmanes del domingo resultó parcialmente dañada por un incendio y con grafitti.

“Tenemos un gran país”, dijo Trump, con una Biblia en la mano.

“Es el país más grande del mundo. Y garantizamos su seguridad”, agregó poco después, junto al fiscal general Bill Barr y la portavoz de La Casa Blanca, Kayleigh McEnany. 

Unos minutos antes de la llegada del presidente, la policía había evacuado a los numerosos manifestantes presentes en el sitio y en la adyacente Plaza Lafayette. 

Publicidad
Publicidad