:)

LM 360º

Uso de velo islámico enciende debates en Francia

La ley francesa prohíbe el uso de signos religiosos ostentosos en las escuelas públicas

Publicado

on

PARÍS, FRANCIA.- Una madre con velo acompaña a un grupo de estudiantes en una visita a un edificio público y es reprendida por un concejal de extrema derecha. Este incidente aviva los debates en Francia, donde la mayoría de ciudadanos se opone al uso de símbolos religiosos ostentosos.

El uso del velo o de otras prendas con una carga religiosa genera regularmente polémicas en Francia, un país visceralmente apegado al laicismo.

En esta ocasión, durante una visita de un grupo de estudiantes al Consejo Regional de Borgoña, un concejal pidió a una mujer, madre de uno de los chicos presentes, que se quitara el pañuelo de la cabeza o saliera de la sala. 

El político se amparó en los “principios republicanos y laicos” y denunció una “provocación comunitarista”, días después del asesinato en París de cuatro policías a manos de un presunto islamista radicalizado.

Algunos concejales de extrema derecha rompieron en aplausos en apoyo a su compañero, mientras otros gritaban “¡Laicismo!. 

Algunas imágenes, que circularon en las redes sociales, muestran a la madre tratando de calmar a su hijo, que llora en sus brazos, antes de abandonar el recinto.

Acompañantes ‘ocasionales’

La escena de dos minutos levantó una acalorada controversia en las redes sociales. Muchos se indignaron por la humillación que sufrió esta mujer frente a su hijo, mientras que otros pedían que se extienda la prohibición de símbolos religiosos ostentosos a las salidas escolares.

La ley francesa prohíbe el uso de signos religiosos ostentosos, como el velo islámico, la kipá judía o los grandes crucifijos, en las escuelas públicas. 

LEER MÁS: Turquía confirma suspensión de ofensiva en Siria

Pero el Consejo de Estado, máxima instancia judicial en materia administrativa, estimó en 2013 que los acompañantes “ocasionales”, como los padres de familia que van con sus hijos a una excursión escolar, no pueden son objeto de la neutralidad religiosa que se impone a los profesores.

Pero esto podría cambiar. El Senado abordará el tema la próxima semana después de que la derecha francesa presentara un proyecto de ley para garantizar “la neutralidad religiosa de las personas que contribuyen al servicio público de la educación”. 

Según una encuesta Ifop publicada el lunes, dos de cada tres franceses (66%) están a favor de prohibir a los padres que acompañan a sus hijos en las salidas escolares llevar símbolos religiosos ostentosos.

Divisiones latentes

La escena que provocó esta polémica puso también al descubierto las divisiones dentro de las filas del partido centrista del presidente Emmanuel Macron, La República en Marcha (LREM).

Tres ministros influyentes, Jean-Michel Blanquer (Educación), Bruno Le Maire (Economía) y Gérald Darmanin (Cuentas Públicas) han tomado posición en contra del uso del velo.

“El velo no es deseable en nuestra sociedad” sobre todo por el mensaje que da sobre “la condición femenina”, dijo Blanquer. “La religión es algo íntimo y no tiene lugar en el espacio público”, señaló Le Maire, mientras que Darmanin afirmó que “preferiría que las mujeres en Francia no usen el velo”.

LEER MÁS: Enjuician en Alemania a exguardián nazi de 93 años

Por el contrario, la portavoz del gobierno, Sibeth Ndiaye, dijo que veía como algo “positivo” tener a madres con velo en las salidas escolares, ya que  fomenta la “inclusión”. 

Ante la creciente polémica, el presidente salió de su silencio y pidió el miércoles no “estigmatizar” a los musulmanes.

Permanezcamos juntos y no nos dividamos en la lucha contra la radicalización de nuestra sociedad”, urgió Emmanuel Macron.

Esta controversia es la más reciente de una larga lista en este país con la mayor población musulmana de Europa (alrededor del 10%). 

Cada verano, vuelve a estallar la polémica del ‘burkini’, el traje de baño que usan algunas musulmanas y que cubre todo el cuerpo.

También, a inicios de año, una empresa tuvo que renunciar a comercializar un ‘hiyab’ o velo islámico para hacer deporte, ante la presión popular.

AT

Publicidad
Publicidad