:)

Negocios

¿Cómo será el turismo en la era post Covid?

Los viajeros buscarán ya no solo experiencias, sino seguridad. Líderes del sector analizan los retos presentes y por venir

Publicado

on

La pregunta para miles de ansiosos viajeros ya no es ¿Cuándo?, sino ¿Cómo? La pandemia del Covid-19 llegó a trastocar no solo la salud, sino economías, la comunicación, las relaciones interpersonales, y más que nunca, la forma en que viajamos.

Expertos dice que la era post Covid representará una salida rápida para el turismo rural, aquel cercano a la naturaleza y sin aglomeraciones, en especial por el temor que representan las grandes concentraciones de gente, que implican los vuelos largos, aeropuertos, cruceros, y el miedo a quedar varado.

El panorama se contempla en una recuperación del turismo, primero a nivel local, después regional y por último internacional. Esto nos habla de los enormes retos que enfrentará la industria para detonar inicialmente y después en cómo deberá transformarse para atraer a una generación con miedo y al nuevo perfil del turista.

Las fronteras abiertas, más que esperanza, parecen haberse convertido en triángulos de las Bermudas donde se desconoce si uno regresará o saldrá bien librado. Los tumultos, en esta nueva realidad no son bienvenidos, y el prójimo se ansía, por demás, lejano.

La coincidencia es general: el modelo tradicional de turismo está agotado, al menos de momento; sin una vacuna, sin certezas de un contagio y lo que queda es reinventarse, afrontar el nuevo paradigma estando a la altura de la exigencia de viajeros que buscarán ya no solo experiencias, sino seguridad.

Ante todo, el mensaje es claro, el turismo necesita de todos para salir adelante y ningún país podrá regresar a la competencia turística sin un trabajo conjunto.

En el Simposio “La nueva era del Turismo” organizado por El Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), dirigido por Braulio Arsuaga, en conjunto con Cicotur Anáhuac se escucharon las voces de líderes de la industria, de los que saben y analizan los retos presentes y por venir.

Desde llamados urgentes al respaldo gubernamental, replantear la marcar país, homologar protocolos hasta incluir pruebas Covid en la experiencia de viaje son algunos de los planteamientos que hacen los expertos para rescatar, levantar y llevar a un nuevo rumbo al sector turístico.

PIB y millones de empleos en riesgo

La apuesta no es pequeña, pues, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT) en el peor escenario, la contracción de flujo turístico mundial podría ser de hasta 78% en este 2020. Esto significaría una pérdida de más de mil millones de viajes internacionales, más de 1.2 billones de dólares y el riesgo para entre 100 y 120 millones de empleos.

De acuerdo con datos del CNET, tan solo en México, las aportaciones al turismo suponen nada menos que el 8.7% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, y se estima que la caída del turismo, por si solo, traería como consecuencia una reducción de 3.7 puntos del PIB nacional en el año.

En tanto, la reducción estimada en el consumo turístico para 2020 en México sería de 1.6 billones de pesos, es decir, una contracción de 49.3% con respecto a 2019.

Para ponerlo en otras palabras, esta ‘hemorragia’ diaria del turismo ante la falta de visitantes equivale en el año en curso a pérdidas por 4.1 mil millones de pesos diarios.

Turismo internacional, en la última fila

Con un expertise de años en el sector turístico, Gloria Guevara Manzo, presidenta del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), reconoció que vivimos una situación sin precedentes “la peor que le ha tocado a nuestra generación”, lamentó y estimó que la recuperación primero será nacional, después regional y por ultimo internacional.

La también extitular de la Secretaría de Turismo de México (2010 a 2012) hizo una serie de recomendaciones para lograr una reactivación más acelerada de la industria, entre otras, la homologación de protocolos de atención y sanidad, como el que recientemente lanzó el organismo bajo su tutela, el Safe Travel (Viaje Seguro), que otorga a aquellos destinos que cumplan y aprueban los protocolos.

Al momento ya son 17 destinos los certificados. Cinco están en México, cómo se verá más adelante.

También sugirió la creación de corredores turísticos, la aplicación de pruebas para prevenir contagios, así como la unión de toda la cadena de valor de la industria.

Con respecto a los corredores, apuntó que estos deben tener los siguientes componentes: el tema médico, –entre los países que hayan podido controlar los contagios–, el flujo turístico (como España con Portugal o México con Estados Unidos) y el punto político (se tienen que eliminar las barreras y abrir las fronteras).

Insistió en la aplicación de pruebas rápidas a los viajeros, ya que en la evaluación que realizó el WTTC en 180 países, “los mejores casos, son los que han hecho pruebas para poder aislar a los enfermos y es donde nosotros decimos que en la experiencia de viaje tienen que incluir una prueba, se te hace una evaluación, si tienes el virus se te aísla, se te pone en cuarentena, sino tienen el virus se te registra en una aplicación”.

Señaló que la coordinación público-privada y entre países es fundamental para eliminar barreras y, en su momento, abrir fronteras.

Destinos urbanos tardarán en salir a flote

Desde este escenario adverso, los destinos turísticos urbanos serán los últimos en recuperarse de la crisis una vez superados los contagios masivos del SARS-CoV-2 en el mundo, asegura Manuel Butler, director ejecutivo de la Organización Mundial de Turismo (OMT), quien, prevé que sea el turismo local el que saque a flote a la industria en primera instancia.

Consideró que este turismo es el que va a sufrir más debido a que el Covid se ha centrado más donde hay grandes aglomeraciones. Grandes urbes como Nueva York, Londres, Tokio, entre otras, que otrora concentraban miles de visitantes en sus calles, verán alejados, de momento a estos turistas.

Por el contrario, Butler confió en que el turismo rural y de playa serán los que salgan antes de la crisis porque, la gente evitará al inicio grandes aglomeraciones y preferirán huir y tener mayor contacto con la naturaleza.

Del lado de las convenciones y evento o todo lo que tiene relación con el segmento, hay malas noticias.

“Las convenciones tardarán más por las reglas y protocolos que avanzan más lento, las tecnologías van a restar muchas reuniones”

En este punto también coincidió el vicepresidente de ventas de TravelPort, Jason Toothman, quien señaló que, pese a la importancia de crear puentes turísticos para fomentar la industria a nivel global, las naciones se enfocarán en los próximos meses en los viajeros locales.

Manos a la obra en México

Desde su ponencia Miguel Torruco, secretario de Turismo de la 4T acusaba que la industria turística, la que debe representar, en ocasiones fomentó la corrupción, el dispendio y la presunción. “La prioridad se definía por el rápido crecimiento, la mano de obra barata, la rentabilidad y, no en pocos casos, por ambiciones y ganancias desmesuradas”, dijo.

Ante este discurso, el SOS lanzado hace unas semanas por el CNET y Cicotur no es menor, pues ante el abandono de la administración federal o de menos, la indiferencia que muestra por el sector, hay quienes, como Claudia Ruiz Massiue sugiere suprimir los huecos que quedan al retirarse el Gobierno de áreas importantes como la promoción y que otros jugadores con interés –como organismos y cámaras empresariales– se sumen a la cadena de valor del Turismo.

Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, dijo que derivado del nivel de deuda que tiene el país, el gobierno federal aún tiene espacio fiscal para apoyar financieramente a las empresas turísticas y de otros sectores, así como a su sistema de salud perjudicado por la pandemia.

Precisó que México tiene una deuda de 44 puntos como porcentaje del PIB y estimó que por la afectación de la pandemia el nivel aumentaría a 54, sin embargo, insistió en que aún se estaría en posibilidad de emitir un paquete de ayuda a las compañías, como puede ser diferir pago de impuestos. Con este escenario el gobierno aún tiene espacio para aumentar los pasivos a 60 o 62 puntos, aseguró.

Manuel Butler, de la OMT, afirmó que ante el grave prejuicio que la pandemia ha causado en la industria de viajes, una de las lecciones que debe aprehender México de otras regiones es que se debe ayudar a las empresas para que sobrelleven y salgan adelante.

Asimismo, invitó a la iniciativa privada a cuidar el tejido empresarial, y si el Gobierno federal no da apoyos, acercarse a los gobernadores de los diferentes estados con acciones concretas. “Los mexicanos deben de tomar el control de su destino”, señaló.

No se debe olvidar la palabra o la idea de “solidaridad”, que salió a relucir en casi el total de las ponencias, entendida como una acción que debe asumirse de forma transversal, desde el gobierno, industria, trabajadores y hasta el propio visitante.

La “Marca México” está abollada: Alejandro Zozaya

Alejandro Zozaya, presidente ejecutivo de Apple Leisure Group asestó un duro revés al gobierno de Andrés Manuel López Obrador al afirmar que la marca “México” se encuentra abollada en materia turística a causa de la manera en esta administración ha manejado del crisis sanitaria del Covid-19.

Comentó que, debido al tema a nivel global, la industria de viajes en México enfrenta probablemente la peor crisis desde su existencia.

“No podemos depender del gobierno federal, porque el turismo no es una prioridad en la agenda del presidente”, reconoció.

Destacó que, ante el abandono del ejecutivo, los gobernadores tienen que trabajar en conjunto con las comunidades y la iniciativa privada para proteger a la industria.

“Los gobernadores pueden y tienen que hacer mucho por el turismo y no pueden esperar a que el Gobierno Federal les resuelva, porque no les va a resolver nada”, apuntó.

Baja California Sur, el ejemplo a seguir

Sí, San Miguel de Allende se distingue por haber sido nombrada la mejor ciudad de México y la segunda a nivel mundial, pero Guanajuato no depende solo de este municipio ni vive solo de él, entonces la pregunta es hacia dónde se deben apuntalar las estrategias, los ajustes, la promoción y sobre todo, qué acuerdos se deben suscribir para hacer esto posible.

Habría que preguntar a Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur (BCS), cuál es el secreto para que en apenas unos meses, y con el país con un semáforo en rojo, haya obtenido el cotizado reconocimiento del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés) que lo distingue como destino seguro, primero del Pacífico en obtenerlo, y uno de los pocos en el mundo.

Representando a la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) como su actual presidente, Mendoza Davis consideró que México avanzará a diversas velocidades: una parte que continuará en la epidemia y otra que entrará en una etapa de reapertura, caminando todos hacia la reactivación. No obstante, señaló que no podemos confiar en que la reapertura resolverá todo y conformarnos con vivir en una economía de la subsistencia.

Remarcó que el país atraviesa una doble emergencia, sanitaria por un lado y económica por la otra, encaminando a una tercera, la social. Esto, dijo, hace imprescindible una estrechísima colaboración.

Destacó que el 8.7% que representa el sector turístico para el PIB Nacional, es superior al de sectores como la minería, construcción, electricidad, sector automotriz y financiero. Además, 43 millones de familias dependen directamente del turismo, uno de los primeros en resentir los efectos de la pandemia.

Los números son claros: en marzo pasado, al inicio de la pandemia en México, se contrajo en 34% la llegada de turistas internacionales, es decir 1.5 millones turistas menos que en el mismo mes de 2019; esto representó mil 150 millones de dólares (mdd) menos para el país, al pasar de 2 mil 523 mdd en marzo de 2019 a 1,373 en el tercer mes de 2020 (46% menos).

Para mayo, la afectación estimada ya es de 500 mil millones de pesos, sin contar los empleos perdidos. Por ello, el gobernador pidió tomar acciones conjuntas como el pensar en el relanzamiento de la marca México, coordinar esfuerzos para ofrecer destinos sanos y visualizar al turismo como una cadena de valor global.

“Tenemos que buscar que los consensos se den para evitar que un numero mayor de empresas cierren, que se pierdan mas fuentes de empleo y que se lesione una industria turística ejemplar como lo ha sido la mexicana”,

Cabe destacar que el Sello de Viaje Seguro (Travel Safety Stamp) también lo tienen en México: Cancún (Quintana Roo) y destinos de la Riviera Maya, Riviera Nayarit, Yucatán, así como los Complejos de Grupo Xcaret.

Nuevos ‘jugadores’, una vertiente para llenar el vacío gubernamental

El diálogo entre Enrique de la Madrid, Claudia Ruiz Massieu y Leticia Navarro, los tres exsecretarios de Turismo de México, coincidió en la imposibilidad de pensar que el sector privado o la industria turística sean los únicos encargados de la promoción de los destinos del país.

Ruiz Massieu expresó que ante la ausencia de apoyo del gobierno o su abandono al sector turístico habría que buscar soluciones para llenar ese vacío, tanto en lo local, como otros ámbitos no tradicionalmente vinculados al turismo.

“Se me ocurre, por ejemplo, distintos organismos y cámaras que pertenecen al CCE y que tienen una participación en la cadena de valor del turismo, pudiesen aportar para la promoción de destinos específicos como CONCAMIN, CANACINTRA, etc. Sí es una cadena de valor muy amplia; en donde hay otros jugadores que tienen interés, por ejemplo en que la economía vinculada al turismo de una región productora de manzana pueda volver a reactivar esa veta de actividad económica- turística”, abundó.

Coincidió en que la nueva época para el turismo requerirá innovar y estar a la altura del tamaño del reto, el cual, dijo, tiene dos vertientes: tangibles e intangibles. Por un lado, la falta de dinero va a ser real, y va a contraer significativamente la posibilidad de viajar y gastar. Del lado intangible, comentó, está el miedo, la falta de confianza y el tema de la salud.

México, comentó Ruiz Massieu, tiene un reto adicional, pues la industria está compuesta mayoritariamente de Pymes, las cuales ya están siendo severamente golpeadas en esta crisis y son parte fundamental de la cadena de valor.

“No porque México tenga lugares maravillosos, tiene un destino y un producto turístico competitivo. No porque todo mundo sepa que México tiene una cultura milenaria fantástica, ya somos la primera opción de viaje”, manifestó.

Para la exsecretaria, el turismo no es un área especializada de una sola cartera, sino que en este concurren en estrategias y políticas compartidas con el resto de las dependencias del gobierno.

Claudia Ruiz reconoció con pesadumbre que hay un gran desconcierto en el exterior respecto de las decisiones que se están tomando en esta administración, que tienen que ver con la pérdida de confianza de los inversionistas, y que, cree, es “un tema que al turismo le va a afectar”.

Destacó que el transporte aéreo y terrestre, donde se viaja con muchas personas en condiciones de gran proximidad, son esenciales para una gran movilidad, pero estos turistas viajando por el mundo son factores de riesgo que potencian una pandemia. En este sentido, reconoció que por ello es difícil que pueda considerarse el turismo de inicio como actividad esencial.

Por su parte, Leticia Navarro, titular de Sectur entre 2000 y 2003, apeló a la importancia de innovar y reconoció que la recuperación será lenta, que los márgenes de ganancia no serán los mismos y expuso una realidad: “el miedo paraliza”.

Opinó que ante la ausencia de recursos del gobierno federal, se necesita fortaleza de los estados, los cuales, dijo, deben trabajar por regiones, aplicando las redes sociales y el marketing digital.

Para Enrique de la Madrid, a cargo de Sectur entre 2015 y 2018, la iniciativa privada debe continuar insistiendo al gobierno en que aporte más recursos para la promoción turística, aún más ahora que el sector atraviesa una fuerte crisis por las restricciones a la actividad, derivadas de la pandemia del coronavirus.

Advirtió que hay que tener cuidado con el regreso, pues, anticipó que si no hay cifras ni datos sobre los contagios y la reapertura no se hace correctamente, el turismo será más afectado todavía.

“Análisis del entorno político”

A un año del proceso electoral más grande del que se tenga memoria en la historia del país, Luis Carlos Ugalde, Presidente de Integralia Consultores afirmó que la elección de 2021 es muy importante, porque se renuevan 30 congresos locales, la Cámara de Diputados y 15 gubernaturas y el sector turístico mexicano puede encontrar muchos aliados que puedan ayudarle a navegar de aquí a 2024 mientras pasa este gobierno que ha sido indiferente ante la crisis que atraviesa.

Para el analista, es increíble la respuesta omisa que ha dado el presidente Andrés Manuel López Obrador al sector, una en la que sugiere, básicamente, “rascarse con sus propias uñas”.

Ugalde detalló que año y medio después de las elecciones de 2018, por una parte hay un segmento de grupos muy vulnerables que están recibiendo más apoyos sociales, sector que seguirá siendo leal al movimiento político que encabeza AMLO, apuntó. Del otro lado, hay un gran segmento, cada vez mayor, desencantado por las promesas no cumplidas.

“Pero, hay que tomar en cuenta que un empleo perdido pesa más en el bienestar de una familia que un programa social”, señalo.

Al respecto, recordó que uno de los sectores que más empleos generan en el país, es justamente el turístico, destacando que hay hasta 450 mil unidades económicas que se dedican a esto, desde las pequeñas fondas hasta los grandes complejos hoteleros y de la cual viven hasta 12 millones de mexicanos de manera directa o indirecta que resistirán la contracción del flujo turístico.

Ejemplificó con el caso de Guerrero, un estado con altos niveles de pobreza, inestabilidad social y política, al cual, el puerto de Acapulco le da vida y sustentabilidad. Pero ante la falta de apoyos de parte del Presidente desde que comenzó al crisis no tienen otra fuente que le genere medios de vida.

De tal forma que las empresas ligadas a la industria como hoteles, aerolíneas, autobuses, etc, se reducirán significativamente, lo que causará un daño permanente a sectores fundamentales de la economía.

Luis Carlos Ugalde reconoció que las políticas de AMLO no necesariamente afectan al turismo, pero si lo hacen cosas como la inseguridad y la falta de una infraestructura de clase mundial, como aeropuertos de primer nivel o carreteras, que en el caso del primero se vino abajo tras la cancelación del NAIM en Texcoco.

Para el experto, no hay una sola política o proyecto desde el gobierno de López Obrador hacia el turismo de México: “yo no la veo”, dijo.

Ante ello, recomendó que si el gobierno va a seguir siendo omiso hay una gran oportunidad e coordinarse y hacer alianzas con gobiernos estatales que si quieren apoyar al sector, aunque tengan menos recursos. Aprovechan estar sinergias locales y hasta con el congreso, todo de cara al 2021.

Tecnología a favor del turismo

El emprendedor andaluz Enrique Ybarra, CEO de «City Sightseeing», quien puede considerarse el rey de tour turístico con sus autobuses rojos circulando en 123 ciudades de 35 países, afirmó que el conocimiento tecnológico puede ser parte de la detonación del turismo, pues la situación actual llevará a que cada vez se demanden más servicios online y por ende, que surjan o crezcan más las ofertas de este tipo.

Dado que el conocimiento de la tecnología ha avanzado exponencialmente en estos meses, pronosticó que esto se trasladará paulatinamente a la industria del turismo, permitiendo la reinvención.

Para este empresario, cuyo próximo objetivo está en México, toda crisis trae oportunidades, por lo que recomendó “repensar estrategias” y revalorizar los sitios, gastronomía y cultura que tiene el país.

Considera que para el regreso a la “nueva normalidad” primero se debe devolver la confianza a la gente y ponerse a la altura de los servicios y experiencias que demanden los clientes.

Para Ybarra y muchos otros, el WTTC (Consejo Mundial del Viaje y el Turismo) ha sabido tomar las riendas ante la crisis del sector, desarrollando nuevos protocolos como el “Sello de Viaje Seguro”, para que los visitantes se sientan en confianza y cómodos.

Publicidad
Publicidad