:)

Negocios

Destapan fraudes en Autofin

Su caída en la cartera, contratos millonarios y su morosidad no le han impedido seguir operando

Publicado

on

De 2014 a los primeros nueve meses de 2019 el Buró de Entidades Financieras (BEF) de la Condusef registró dos mil 490 quejas de los clientes de Banco Autofin México (BAM) relacionadas a fraudes y reclamaciones. 

Sin embargo, a pesar de que el banco tiene un historial negro que ha sido detectado por  instituciones públicas, calificadoras y los propios clientes, su situación no le ha impedido hacerse presente en el Gobierno Federal, en donde incluso se ha hecho acreedora de condonaciones fiscales. 

De acuerdo con el BEF, las quejas que más pesan sobre Banco Autofin son fraudes, cargos no reconocidos, problemas en gestión de cobranza y entregas no realizadas de dinero solicitadas.

Por los hechos, en 2013 se creó la Asociación de Defraudados Autofin, dedicada a brindar asesoría legal a las víctimas que han perdido sus propiedades y ahorros en estafas. 

Además, entre 2014 y 2018 el porcentaje de resolución de quejas fue de 72.26%, un promedio ubicado por debajo de lo normal en el sistema financiero, que ronda en el 77 por ciento. 

A raíz de sus prácticas, la financiera también se ha hecho acreedora de 17 sanciones en los últimos seis años por por emplear contratos, difundir publicidad, dar estados de cuenta que no cumplen con la ley y no responder adecuadamente a las quejas de sus clientes. 

Pese a su historial y con HR Ratings bajando su calificación de “estable” a “negativa”, Grupo Autofin ha logrado expandir su mercado incluso en la rama de bienes raíces, mismos que corren a cargo de Juan Antonio Hernández Venegas.

Asimismo, su cartera de crédito ha ido en deterioro, pues datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores reflejan una caída de 13.2% en su consumo y un aumento en su morosidad de 6.91 por ciento. 

De igual forma, su empresa Arrendomóvil también posee un pasada oscuro al haber estado ligado con 69 contratos millonarios en los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.


Publicidad
Publicidad