:)

Negocios

Fundación Coca-Cola invierte 50 mdp para llevar agua a 1 millón de mexicanos

La IMCC promueve el acceso y disponibilidad de agua a través de su campaña “Hablemos de agua”

Publicado

on

Especial

La Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC), de la mano con Fundación Coca-Cola y en alianza con diversas organizaciones como Pronatura, Agua Capital, Global Environment & Technology Foundation (GETF) y el World Wildlife Fund México (WWF), trabajan a diario para impulsar proyectos comunitarios que garanticen el acceso al agua y su conservación. 

De acuerdo con las cifras, en la actualidad más de 12 millones de mexicanos carecen de agua potable, siendo este uno de los recursos más esenciales no sólo en México sino en todo el mundo. 

Para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible plasmados en la Agenda 2030, que busca garantizar el acceso de agua limpia y saneamiento para lograr el bienestar y desarrollo de la sociedad, Fundación Coca-Cola y la IMCC, a través de su campaña ‘Hablemos de agua’, realizarán una primera inversión de 50 millones de pesos que serán empleados para el desarrollo e instalación de filtros, cisternas, techos captadores de agua y diversas iniciativas que promuevan la disponibilidad y conservación del recurso.

Fundación Coca-Cola señala que el cuidado y disponibilidad del agua ha sido parte de los compromisos de la compañía a lo largo de su historia, por ello a través de la alianza entre Fundación Coca-Cola y Pronatura ha beneficiado a cerca de 500 mil personas en diversas comunidades a través de programas de acceso y conservación. 

Además, también ha impulsado el Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua a través del cual desde 2007 a la fecha se han plantado más de 79 millones de árboles que contribuyen a la absorción de agua en la tierra, reabasteciendo así los manantiales, ríos y lagos. Esto a su vez ha contribuido a la generación de más de 115 mil empleos.

Cabe apuntar que este 2021 se cumplen catorce años de la colaboración entre WWF y Coca-Cola, enfocada en la preservación de la cuenca del río Grande/Bravo. Del lado mexicano, se trabaja en el principal afluente del Bravo, el río Conchos, que tiene afluentes desde la Sierra Tarahumara al Desierto Chihuahuense. 

La Directora de Conservación de WWF, María José Villanueva, destaca que esta colaboración beneficia a la naturaleza y a las comunidades indígenas rarámuris y en áreas de bosques y manantiales. Además, apunta que en los últimos cinco años se han beneficiado cerca de 2 mil personas en extrema pobreza de esa región y se han mejorado sus medios de vida.

A estos resultados se suman otros avances de la IMCC como el devolver a la naturaleza más del 100% del agua usada en sus productos, la disminución en un 36% del consumo de agua en sus plantas embotelladoras y el conseguir regresar anualmente más de 11 mil millones de litros de agua, lo que equivale a 5 mil albercas olímpicas, además del tratamiento del 100% de las aguas industriales derivadas de su producción.

AT