:)

Negocios

Pérdidas del sector turístico en abril, equivalen a TODO el presupuesto de Salud

Cicotur Anáhuac estima que en un solo mes se perderán 239 mil millones de pesos

Publicado

on

Foto: Carlos Alberto Carbajal / Cuartoscuro

La pandemia de coronavirus ocasionará una pérdida en el consumo turístico en abril por alrededor de 239 mil 240 millones de pesos, lo que equivale a todo el presupuesto de la Secretaría de Salud para 2020 o 47 años del presupuesto para turismo, de acuerdo con un estudio del Centro de Investigación y Competitividad Turística (Cicotur) Anáhuac. 

Datos precisados por la periodista Lourdes Mendoza, revelan que las pérdidas que generarán las restricciones por la pandemia al sector turístico también equivalen a un 25% más de lo destinado a la refinería en Dos Bocas o 1.7 veces más de los invertido para el Tren Maya. 

El Cicotur apunta que de ocurrir este peor escenario habría una afectación de 12.3 puntos porcentuales al Producto Interno Bruto (PIB) turístico tan sólo en ese mes, por lo que, de seguir sin un plan de rescate para los siguientes meses, los daños serán aún mayores con una probable pérdida masiva de empleos. 

A nivel nacional, el Turismo aporta el 8.7% del PIB, genera 14.7 miles de millones de dólares en el saldo de la Balanza Turística, activa una cadena de valor de 65 mil millones de dólares en proveeduría y da empleo a 4.1 millones de personas. 

Anteriormente, la Organización Mundial del Turismo (OMT) ha dicho que estima que en este año la reducción de los viajes internacionales se ubicará en un margen de entre 20 y 30%, lo que supondría una caída en los ingresos de entre 300 y 450 mil millones de dólares (considerando solo el turismo internacional).

En un intento por salvar al sector, la OMT ha recomendado a los países miembros de su agencia -entre ellos México- que se suministren estímulos financieros para la inversión y las operaciones en el sector turismo, algo que hasta el momento el presidente López Obrador no ha considerado, de acuerdo en su más reciente anuncio sobre el Plan de rescate económico. 

Estas cifras se suman a las reveladas por la IATA (Agencia Internacional de Transporte Aéreo por sus siglas en inglés), que estima pérdidas de 252 mil millones de dólares y más de 2 millones de vuelos cancelados hasta el mes de junio.

Cicotur Anáhuac analiza dos escenarios en el entendido de la recomendación vigente del Gobierno Federal y de los Gobiernos de los principales mercados emisores de mantenerse en casa

  1. Reducción del 50% del consumo interno y del 80% del mercado receptivo
  2. Reducción del 75% del consumo receptivo y del 90% del mercado receptivo.

Aunque es difícil conocer que parte de la población atenderá las recomendaciones oficiales de mantenerse en casa, se analizaron estos escenarios a partir de las orientaciones recibidas en consulta con la industria y luego de valorar la gran cantidad de cierres de hoteles y otras facilidades previstas que, al menos, habrán de mantenerse todo el mes de abril.

También, la caída en el mes de marzo de 2020 del volumen de pasajeros aéreos internacionales (39.9% Grupo Aeroportuario del Pacífico y 42.5% ASUR) y nacionales (24.8% Grupo Aeroportuario del Pacífico y 25.7% ASUR) es apenas un adelanto de la gravedad de la afectación.

Cicotur Anáhuac pronostica que, en caso de confirmarse el escenario más pesimista, en el que la reducción en el consumo turístico sea de 239 mil 240 millones de pesos, tan solo en abril, esta cantidad sería equivalente a:

*25% que la inversión requerida para la refinería de Dos Bocas
*1.7 veces la inversión del Tren Maya
*5.7% más que todo el presupuesto federal de la Secretaría de Salud en 2020
*47.8% de las exportaciones petroleras de 2019
*47 años del presupuesto federal para turismo.

Plan de rescate

Ante este panorama, el Cicotur asegura que el Gobierno deberá poner en marcha un plan emergente de ayuda histórico considerando cuatro componentes: laborales, fiscales, financieros y de promoción.

“El ejercicio de estas acciones debe ser inmediato en los 3 primeros puntos y en el momento oportuno deberá activarse el componente de promoción turística”, señalan los analistas. 

En una primera etapa señala que las empresas deben defender todo lo que puedan las posiciones de trabajo permanentes, pero con ayudas que oxigenen la presión de pagar nóminas sin recibir ingresos: días solidarios, adelantos de vacaciones, jubilaciones anticipadas y reducciones salariales son solo algunas de las medidas a seguir. 

En materia fiscal apuntan que si bien de manera inicial no parece viable la condonación de impuestos, sí se deben tener facilidades para el pago que incluyan plazos sin intereses, cancelación de multas y recargos, sin descartar la importancia de acelerar las devoluciones de impuestos, cuando esto proceda. 

Por otro lado, detallan que es deseable contar con un paquete de estímulos a la inversión, sin olvidar que hoy no parece haber todas las certezas para invertir en el país. 

“Si bien no son propiamente obligaciones fiscales, los apoyos para la atención de compromisos como el pago del Infonavit y del IMSS, tendrían que estar listos de inmediato”, subrayan. 

Finalmente, dada la magnitud de la afectación señalan que podría ser necesario la preparación de un conjunto de medidas de carácter legislativo formulado con apertura y en colaboración con los representantes de la industria. 

La peor crisis desde la IIGM

La pandemia de coronavirus Covid-19 podría significar la peor crisis para el turismo desde la Segunda Guerra Mundial; el golpe para la industria turística mundial será descomunal e irá mucho más allá del retroceso marginal que tuvo en el 2001, como consecuencia de los actos terroristas en Estados Unidos o la gran recesión que se vivió en el 2009. 

Sin embargo, desde hace tiempo y desde antes de que iniciara la pandemia, el sector turístico mexicano inició con una tendencia de desaceleración que se ha mantenido hasta el último año. 

En este contexto, luego de que entre 2012 y 2017 las llegadas de turistas internacionales no fronterizos crecieron a una tasa media anual de 2 dígitos (10.5%), en 2018 lo hicieron al 3.7% y en 2019 sólo al 1.4 por ciento. 

Por otro lado, la evolución reciente del consumo turístico interior muestra, no sólo una tendencia de desaceleración, sino de decrecimiento en todo el año 2019. 

En este contexto, el PIB turístico de México ha tenido un comportamiento decreciente y en el corto plazo recesivo, independientemente de la pandemia de coronavirus por la que actualmente atraviesa. 

Para el mercado internacional, México se ha posicionado como un muy importante
destino turístico invernal, aunque en el mercado interno, los tres periodos de mayor afluencia son: Semana Santa, Verano y Fin de Año.

¿Por qué la afectación en turismo será tan grave?

Los gastos turísticos están supeditados al ingreso disponible de las familias, en consencuecia, en un entorno recesivo, el consumo turístico se reduce, ya sea por que las familias cancelan, posponen o modifican sus planes de desplazamiento.

A diferencia de la mayoría de las industrias y otros servicios, los productos turísticos no son susceptibles de ser almacenados: un cuarto de hotel o un asiento de avión que no son utilizados, simplemente, no pueden utilizarse en el futuro.

El 93% de las empresas turísticas son microempresas con menos de 10 empleados que ante la cancelación de sus ingresos, difícilmente tendrán el margen para enfrentar sus compromisos fiscales, crediticios y laborales.

Para las grandes empresas, las dificultades serán también considerables, pues ante la drástica caída en los ingresos, la falta de inventarios y los compromisos financieros, es previsible el recorte de personal, sin descartar procesos de suspensión de pagos, y eventualmente, quiebras.

AT/DA

Publicidad
Publicidad