:)

Negocios

Prohibición contra ‘golosinas’ en Sonora pone en jaque 36 mil empleos: Anpec

La Alianza aseguró que la medida no logrará un cambio de hábito y sí golpeará a los pequeños comercios

Publicado

on

golosinas Anpec
Foto de contexto

Alrededor de 18 mil pequeños comercios y los 36 mil autoempleos que estos generan en Sonora se pondrán en riesgo al prohibir que los menores de 18 años compren alimentos de alto contenido calórico, alertó la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec).

La diputada morenista Miroslava Luján López promueve en el estado una iniciativa para reforma la Ley de Salud a fin de que no se permita la venta de golosinas a menores de edad que no estén acompañados de un adulto.

Al respecto, en un comunicado la Anpec aseguró que la prohibición comercial no abate el consumo, ni cancela la demanda, por lo que no habrá un cambio de hábito, y por el contrario, se golpeará la oferta, al mercado formal y a los comercios.

Por ello, la Alianza convocó a que se realice un Parlamento Abierto para que su voz, perspectivas y recomendaciones sean escuchadas en la Comisión de Salud y Economía, al igual que la del resto de los involucrados y se concierten prácticas comerciales que fortalezcan la economía de consumidores, comerciantes y proveedores sonorenses, sin menoscabar la salud de los ciudadanos.

La Anpec coincidió en que se necesita un cambio de hábitos de consumo que, afirma, se logrará mediante educación y campañas de información veraces y persuasivas.

Al señalar que comparte el punto de vista del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien asegura que en su gobierno “está prohibido prohibir”, reiteraron su llamado para que no se legisle de “manera antidemocrática y de espaldas a la sociedad”, pues expusieron hay versiones de que la legisladora busca que la iniciativa sea aprobada este jueves 8 de abril, a pesar de que es temporada de vacaciones.

Finalmente, la Alianza reiteró que aprobar la prohibición podría poner en jaque la manutención de las familias que viven de los pequeños comercios, “erosionando la economía de los consumidores y debilitando las cadenas productivas y de valor”, en especial ante la situación económica a la que se enfrentan los sonorenses por la pandemia de Covid-19.