:)

Negocios

Regularización de vehículos ilegales es un golpe al comercio de automotores: AMDA

Dicen que la propuesta de AMLO planea premiar la venta de autos “chocolate”

Publicado

on

AMDA automotores
Foto: Especial

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) aseguró que la regularización de vehículos ilegales que propone el presidente Andrés Manuel López Obrador representa un golpe al comercio formal de estos productos.

Mediante un comunicado de prensa, el organismo sostuvo que la iniciativa del mandatario planea legalizar el contrabando automotriz, y representará un premio para las mafias que se enriquecen con la venta de los llamados “autos chocolate“.

Esto, advierte la AMDA, tendrá un fuerte impacto en las empresas que conforman esta industria desde el marco formal, y que son importantes generadoras de empleos en el país; las cuales, de por sí ha sido fuertemente azotada por la pandemia de covid-19.

Desde este panorama, en plena crisis, hacen un llamado a frenar el decreto que entraría en vigor el próximo 16 de octubre, y que impactaría en al menos un 20% el precio de los vehículos nacionales.

Los Distribuidores de Automotores recordaron que desde el pasado 29 de junio se le solicitó al Presidente una audiencia para explicarle las repercusiones de su propuesta que anunció originalmente desde 27 del mismo mes en Baja California;

Lamentaron que:

“Desde ese fecha durante julio y agosto la importación legal de vehículos usados crecieron 69.8 y 84.9% o 5 mil 655 y 6 mil 493 unidades adicionales, respectivamente; mientras que la internación ilegal creció en igual o mayor porcentaje por la esperanza de poder regularizarse en breve”.

Este hecho tuvo como resultado que, lejos de ver una reducción del fenómeno de los autos chocolate, se ha vuelto mucho más común verlos circular en toda la frontera ante la omisión de las autoridades.

Entérate: Paro de GM en dos plantas mexicanas se extendería a noviembre

La AMDA recalcó que “es importante mencionar que la introducción y comercialización de vehículos usados procedentes de Estados Unidos sin cumplir las formalidades del procedimiento aduanero es un delito que se ha pretendido resolver sin éxito mediante disposiciones del Poder Ejecutivo y el Legislativo, tal como lo representan 19 procesos de regularización entre 1979 y 2011”.

EC