:)

Negocios

S&P mantiene calificación de México en ‘BBB’ con perspectiva negativa

Publicado

on

standard and poor mexico


La calificadora Standard and Poor’s (S&P) ratificó en ‘BBB’ con perspectiva negativa la calificación de México destacando que tras las elecciones del 6 de junio en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador y a sus aliados se mantienen bien posicionados para impulsar la agenda política en la segunda parte de su sexenio.

Confirmamos nuestras calificaciones soberanas de largo plazo en moneda extranjera de ‘BBB’ y en moneda local de ‘BBB+’ de México“, precisó.

Agregó que a perspectiva sigue siendo negativa, lo que indica un riesgo de reducir las calificaciones en los próximos 12 meses “ante el debilitamiento de las finanzas públicas, probablemente derivado del manejo de los complejos desafíos fiscales relacionados con Pemex, o de la posibilidad de que algunas iniciativas gubernamentales puedan presionar aún más el entorno empresarial”, abundó.

En su reporte, la S&P destacó que se espera que la actual administración mantenga una gestión macroeconómica cautelosa con una deuda neta del gobierno general que se mantendrá estable en torno al 48% del producto interno bruto (PIB) durante los próximos tres años.

Asimismo, estimó que el crecimiento se desaceleraría tras un repunte de 5.8% en 2021, debido a presiones en el entorno para hacer negocios, algunas antiguas y otras asociadas con políticas recientes, que pesan sobre la inversión.

Para la calificadora las elecciones de mitad de periodo que se llevaron a cabo el 6 de junio en México mostraron un sólido apoyo a AMLO y los aliados de Morena, que tendrán mayoría en el Congreso.

Standard and Poor’s manifestó que un desempeño económico débil podría complicar la ejecución de políticas públicas además de que la renegociación de contratos establecidos, particularmente en el sector energético y la incertidumbre sobre la autonomía de los organismos reguladores y del poder judicial que presionen la estabilidad de las políticas y depriman, aún más, la inversión.

Al respecto, recomendó una gestión económica eficaz que mejore la confianza de los inversionistas y fomente la inversión privada podría mitigar la debilidad estructural de las expectativas de crecimiento del PIB, lo que a su vez ayudaría a reforzar las finanzas públicas sólidas.

“Iniciativas más amplias de políticas para reformar el régimen fiscal de México podrían impulsar la flexibilidad presupuestal y ampliar la base tributaria no petrolera”, detalló.