:)

Opinión

#ElPersonaje | Alejandro Esquer: complicidad añeja

Lourdes Mendoza Peñaloza afirma que quienes conocen bien las redes de Palacio Nacional saben que Esquer es un hombre clave para el presidente.

Publicado

on

La 4T no sale de una para meterse en otra y es que apenas se daba a conocer que el vocero de la presidencia, Jesús Ramírez, usó una empresa fantasma para financiar el periódico por excelencia de propaganda, Regeneración, cuando al secretario particular del presidente, Alejandro Esquer, también le detectaron el uso de empresas fantasma.

Y es que el diario El Universal publicó que Esquer contrató a proveedoras fantasma para la campaña electoral de 2018, cuando fue secretario de Finanzas de Morena.

Esquer firmó contratos con la empresa Ligieri de México S.A. de C.V y con ENEC Estrategia de Negocios y Comercio S.A. de C.V., para servicios de propaganda de campaña; sin embargo, resulta que ambas empresas fueron incluidas por el actual gobierno federal en el listado definitivo de personas morales que simulaban operaciones comerciales con fines de evasión fiscal, ¡es decir, empresas fantasmas!

Quienes conocen bien las redes de Palacio Nacional saben que Esquer es un hombre clave para el presidente, un hombre de buenos modales y discreto pero que, sin duda, es una de las aduanas para llegar al presidente.

Pero esto no quita que su lealtad lo lleve hasta a “quitarle al Pueblo lo Robado”. Y es que les cuento, la renuncia del académico Jaime Cárdenas del INDEP se dio después de que Cárdenas denunciara la corrupción que habría al interior de dicha institución. Cárdenas reveló que Esquer Verdugo “era la fuente de los males en el interior del INDEP”, toda vez que solapó actos de corrupción, robaron patrimonio e hicieron negocios.

Y es que Esquer, al ser uno de los garantes de la impunidad en Palacio Nacional, se llevaba artículos de los almacenes del INDEP bajo el argumento de “que se necesitaban por la pandemia”.

Confianza a prueba de ligas

Oriundo del oriente de Ciudad Obregón, Sonora, Alejandro estudió ingeniería civil en el Instituto Politécnico Nacional y se graduó en 2010 con la tesis “Reciclaje y tratamiento de los residuos sólidos urbanos” (al parecer que al igual que su jefe, le tomó un poco de tiempo titularse).

Esquer, conocido como un hombre afable y discreto, se ha caracterizado por operar en las sombras sin mucho aspaviento. La cercanía con el presidente López obrador data de mucho tiempo atrás al punto de que el famoso “Jetta” del presidente –que solía usar– era del mismo Esquer.

Y es que Esquer llega al círculo más íntimo del lopezobradorismo por su cercanía con César Buenrostro, uno de los hombres más cercanos al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.

Su trabajo público inició en 1977, en la Secretaría de Agricultura, en donde permaneció hasta 1979. De 1980 a 1983, colaboró en la coordinación de proyectos de desarrollo durante la presidencia de José López Portillo; posteriormente, durante el gobierno de Miguel de la Madrid, trabajó en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología de 1983 a 1984.

Entre 1993 y 1994 fue miembro de la campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, por el PRD y en 1996, Esquer Verdugo fue encargado de logística y coordinador de eventos del equipo de López Obrador en la elección para presidir al PRD. Fue en ese momento cuando logró ganarse la confianza del tabasqueño.

Durante la presidencia López Obrador en el PRD, se desempeñó como su particular y en 2002, Esquer fue nombrado secretario particular de la jefatura de Gobierno del entonces Distrito Federal, tras la sustitución de René Bejarano ante los conocidos videoescándalos, donde fajos de billetes y las ligas saltaron a la pantalla de todos los mexicanos. Tras ese “error” del tabasqueño, no dudó en poner a alguien de todas sus confianzas como reemplazo.

En 2006, junto con César Yáñez, fundó Honestidad Valiente, la asociación civil que dio origen a Morena y se encargó de su administración. Se desempeñó como secretario de Finanzas del Comité Ejecutivo Nacional de Morena desde 2015 y hasta noviembre de 2018. Créanme, si hay alguien que sabe de Píos y empresas fachadas, ¡this is our man!

Y es que tal es la estima de AMLO a Esquer que también vela por su familia. Pues cómo ven que, casualmente, su hija –Carmelina Esquer Camacho– fue colocada como directora de una de las subsidiarias de Pemex con mayor poder económico: Pemex Procurement International (PPI). Dicha subsidiaria es la encargada de otorgar los contratos de importación que requiere la petrolera. Se calcula con base en los registros de la empresa, un salario mensual superior a 20 mil dólares. ¡Ese apoyo sí se ve!

Pero no es de ahora que busca colocar bien a su hija eeehhh; en 2017 ,fue incorporada al servicio público como asesora legislativa de los senadores del Partido del Trabajo, eso sí, con un sueldo más modesto, de solo 50 mil pesos mensuales.

¡Por el bien de México, primero mi particular!

*La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en Expansión Política, reproducida aquí con autorización de la autora