Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

La 4T le receta 2 varas a BCS. Y lo que no es parejo es chipotudo

Lourdes Mendoza te cuenta En la Mira el pleito que trae la 4T con el gobierno de Carlos Mendoza Davis con respecto a si su estado es o no uno fronterizo…

Baja California Sur
Foto: Especial

Qué les cuento, que el gobierno del presidente López Obrador les negó a los sudcalifornianos la posibilidad de disminuir la tasa del IVA a 8%, así como reducciones al ISR e incrementos en el salario mínimo. El argumento para no contemplar a Baja California Sur dentro del Decreto de Estímulos Fiscales Región Fronteriza Norte, publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 31 de diciembre de 2018, fue que el estado no se encuentra dentro de la región fronteriza.

El pero es que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través del Servicio de Administración Tributaria , define a la región fronteriza a los estados de Baja California, Baja California Sur, Quintana Roo y la región parcial de Sonora; la franja fronteriza sur colindante con Guatemala y los municipios de Caborca, Sonora, Comitán de Domínguez, Chiapas, y Salina Cruz, Oaxaca. ¡Quiúboles!

Si bien para el referido decreto, Baja California Sur no está dentro de la región fronteriza, sí lo es contrariamente para la autoridad hacendaria respecto al cobro de la franquicia de importación. Un ejemplo: si vuelas de Estados Unidos a Baja California Sur, la franquicia de importación es de 150 dólares y no de 500 dólares, como el resto del país. Es decir, respecto a la franquicia de importación sí mide como región fronteriza cosa contraria al tema del IVA y demás carga impositiva.

Por lo que hace unos días el gobernador Carlos Mendoza Davis, a través de su cuenta de Twitter, difundió: “Si vives en #BCS pagamos 50% más IVA y 33% más ISR que en frontera. Si vuelas de Estados Unidas a BCS, la franquicia de importación es como en frontera de 150 dólares y no de 500 como en el resto del país. ¿Somos o no somos zona fronteriza? Perdemos por todos lados. #NoSeVale”.

Además, déjenme platicarles, que el gober no sólo hizo público el señalamiento, sino que previamente lo llevó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación a través de una controversia constitucional en contra de la no inclusión de los municipios de Baja California Sur en el Decreto de Beneficios Fiscales expedido por el Ejecutivo federal, al considerar que se pone a la entidad en una clara desventaja competitiva con el resto del país. En un inicio se desechó la admisión del recurso por lo que se está en recurso de reclamación.

No hay que perder de vista que Baja California Sur mantiene una dinámica económica distinta al resto del país en momentos de gran incertidumbre. La ubicación geográfica de la península ha generado una estrecha relación económica con Estados Unidos. Tan es así que más de 1.5 millones de turistas estadounidenses visitan anualmente este destino, convirtiéndolo en una potencia. Productores sudcalifornianos exportan vegetales y legumbres a varios estados del vecino país. Además, súmele que en todo el estado hay inversiones de capital estadounidense.

Se les castiga, cuando son el estado que registró el mayor crecimiento económico en 2018: crecieron a una tasa de 13.7 por ciento. Siete veces más que el país entero. Se mantuvieron como uno de los tres estados con mayor generación de empleo y donde se pagan los salarios más altos del país. En esta entidad la tasa de pobreza laboral es la menor del país.

Por todo esto, Baja California Sur también requiere fortalecer su competitividad económica, así como impulsar el desarrollo y el bienestar de los ciudadanos. Además, existe un reclamo generalizado de la población y sobre todo de empresarios del ramo turístico respecto a las tarifas eléctricas. Por ejemplo, los empresarios refieren que desde hace dos años las tarifas se incrementaron 140%, lo que ha generado pérdidas económicas, incluso ha orillado al cierre de negocios. Baja California Sur, al igual que Tabasco, registra temperaturas extremas.

Por lo que demandan un trato justo: que al igual que a los otros estados de la región, se disminuya la tasa del IVA e ISR. Así cómo que las tarifas eléctricas se reconsideren, atendiendo sus condiciones climáticas.

No más, no menos.

Lee la columna completa aquí.

 

ES DE INTERÉS |

Monreal, el interlocutor