:)

Opinión

Primero la venganza, luego la pandemia

El legislador de Morena, Pablo Gómez, se vio más preocupado por él y sus renconres ante el juicio político de Robles

Publicado

on

Foto: Especial

En el peor momento por el que atraviesa el país debido a la pandemia del Covid-19, el legislador de Morena, Pablo Gómez, se vio más preocupado por él, por sus fantasmas y sus rencores. Insistió en el juicio político a la extitular de la Sedesol y Sedatu, Rosario Robles, y logró que pasara en la Cámara de Diputados, pero en el Senado se topó con pared, pues Ricardo Monreal opinó que no es el momento de revivir la Noche de los Cuchillos Largos, como quien dice: primero la pandemia, luego las venganzas.

En un afán de protagonismo, Pablo Gómez, presidente de la Sección Instructora de la Cámara de Diputados, pidió la aprobación del juicio político y aunque aseguró que no se trataba de una venganza, hubo quienes no lo vieron así. Bueno, con decirles que el expresidente de San Lázaro, Porfirio Muñoz Ledo, opinó que este caso se trató de un “lucimiento político para verdugos improvisados”.

Lo extraño fue la insistencia de Gómez, pese a la pandemia por la que atraviesa el país y el mundo. ¿Habrá recordado que Robles fue una de las que frenó sus aspiraciones a la jefatura de Gobierno, en el momento en que precisamente ella despachaba en el Palacio del Ayuntamiento?

Otro personaje que llamó la atención en la discusión del juicio político fue Dolores Padierna. Seguro se acuerdan del papel de Rosario en los videoescándalos que, en su momento, le costaron la carrera al esposo de la diputada, René Bejarano. Además de que el juez que hace unos meses metió a la cárcel a la exsecretaria es, nada más y nada menos, que el sobrino de Padierna. Puras coincidencias, claro.

Pues qué les cuento, que el juicio político va por 20 años de inhabilitación a Rosario, quien el pasado martes difundió una carta en su cuenta de Twitter, a través de terceros, claro.

“Deseo agradecerles a todxs su solidaridad ante el atropello del que he sido objeto por parte de Morena (y sus partidos satélites) en la Cámara de Diputados. No sólo archivaron 126 expedientes para poder llegar al mío, sino también este juicio político sólo tiene como objeto el escarnio y la infamia”, escribió. Ya de pasadita les recordó que los fundamentos del Paquete Económico que establecieron para este año se hicieron añicos con la pandemia, como el precio del petróleo y el tipo de cambio.

Pero ojo, el juicio político llegó formalmente al Senado justo cuando se decretó la fase 2 por el coronavirus. Será esta Cámara la que dé la sentencia definitiva y su revisión le tocará en primer lugar a la Comisión Jurisdiccional, la cual, a diferencia de la Sección Instructora de San Lázaro, tiene representación de todas las fuerzas políticas.

En total, 10 senadores tendrán mano, entre ellos la presidenta de la Comisión, Rocío Abreu (Morena), y los secretarios José Erandi Bermúdez (PAN) y Claudia Ruiz Massieu (PRI).

Peeero, ya Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política, dijo que su recomendación es actuar con sensatez, pues no es el momento de cortar cabezas, ni es el momento de revivir la Noche de los
Cuchillos Largos.

Los senadores deberán revisar los argumentos de los diputados y si consideran que hay lugar para la sentencia que se haga, pues ya he dicho que no soy la abogada de Rosario para defenderla, ni la fiscal para acusarla, mucho menos la juez para decidir si es culpable o no.

También deberán tomar los argumentos de los abogados de la señalada, quienes insisten en que la Sección Instructora no respetó los plazos de la defensa; algunas de las sesiones se realizaron sin convocatoria y otras sólo existen en papel; mientras que a Rosario se le notificó del juicio a las 18:30 horas del miércoles 18 de marzo, es decir, no se respetaron las 24 horas de antelación marcados por la ley.

Lee la columna completa aquí

Publicidad
Publicidad