:)

Opinión

#ElPersonaje | Carolina Viggiano: ¿de la Cámara al gobierno de Hidalgo?

Para nadie es un secreto que la secretaria general del PRI sueña con gobernar Hidalgo, pero una cosa es querer y otra poder

Publicado

on

@caroviggiano

Como en este espacio no me gusta quedar a deberle información, hoy le presentaré a un Personaje que fue abordado por encimita la semana pasada, cuando le conté sobre Rubén Moreira . Me refiero ni más ni menos que a su esposa, Carolina Viggiano. Y es que el matrimonio del poder llega a San Lázaro en momentos en los que la dirigencia de su incondicional ‘Alito’ Moreno se tambalea.

La efervescencia política tras las pasadas elecciones sube de tono en el país y ya empieza el banderazo en distintos estados, y la sucesión en Hidalgo ya está a la vuelta de esquina. Para nadie es un secreto que, desde 2011, Viggiano anhela sentarse en la silla del Palacio de Gobierno hidalguense allá en la Plaza Juárez. Bueno, ¡una cosa es querer y otra es poder! Porque en 2011 fue electo Francisco Olvera Ruiz, y en 2016, el actual gobernador, Omar Fayad.

Ahora, la exprimera dama de Coahuila formará parte de la 65 Legislatura federal y ocupará por cuarta vez un asiento en el Congreso de la Unión. Ya en la columna pasada le conté que, en el proceso electoral pasado, se colaba en los mítines y se “autoinvitaba” a las campañas. Y aunque no están para saberlo, déjenme decirles que ni a la celebración del 92 aniversario del PRI en su natal Hidalgo la invitaron.

Candidata por dedazo

A más de uno le quedó claro que Carolina quiso tomar el camino fácil —no es la primera vez— y pensó que podía hacerse de la candidatura a la gubernatura de Hidalgo tras su paso como secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

Y es que doña Carolina no solo se va a San Lázaro con esposo… sino con todo e hijo, porque metió en la lista de pluris a uno de sus amigos cercanos, Marco Antonio Mendoza Bustamante, que lleva como compañero de fórmula —redoble de tambores— ni más ni menos que a Juan Pablo Beltrán Viggiano. Sí, ¡su hijo! Eso sí es servirse con la cuchara grande, ¿o no?

Ambición y poder

Originaria de Tepehuacán de Guerrero, Viggiano es licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. En 1991 se integró a la Confederación Nacional Campesina (CNC) y en 1996 se convirtió en diputada local en la 56 Legislatura de Hidalgo. En sus inicios, fue parte del círculo íntimo de Jesús Murillo Karam.

Posteriormente, fue secretaria general del Comité Directivo Estatal del PRI de 1999 a 2001. A Carolina Viggiano se le vinculó con el gobernador del estado, Manuel Ángel Núñez Soto, e inmediatamente se colgó de la diputación en la 58 Legislatura federal (2000-2002). De 2002 a 2004 se desempeñó como secretaria de Desarrollo Social de Hidalgo. Entre 2007 a 2009 se desempeñó como magistrada presidenta del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Hidalgo.

En el estado de Coahuila, fue presidenta honoraria del Consejo Consultivo del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), de 2011 a 2017, cuando fue conocida por sus excesos como primera dama de Coahuila.

Como se puede ver, por lealtad, amor o traición, a Carolina la ha tratado muy bien el erario. Habrá que ver si corre con la misma suerte o el tiempo la pondrá en su lugar.

Al tiempo. No solo a Carolina no la quieren, sino que tampoco a su hermano. Cómo olvidar cuando pobladores de su natal Tepehuacán de Guerrero cerraron los accesos al municipio para evitar que el presidente municipal electo, Juan José Viggiano Austria, hermano de Carolina, rindiera protesta al cargo ese día. El rechazo es de familia… por algo será.

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en Política Expansión

_______________

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.