:)

Opinión

#ElPersonaje | Mariana Rodríguez Mier y Terán, mujer que no se calla

La diputada tamaulipeca Mier y Terán es priista de hueso colorado, tiene la franqueza característica de los norteños y hace frente a la mayoría morenista sin cola que le pisen

Publicado

on

La secretaria de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, la priista Mariana Rodríguez Mier y Terán, ha sido una grata revelación, por decir lo menos, en lo que va de la LXIV Legislatura, pues a pesar de ocupar por primera vez en su existir un puesto de elección popular, ha alzado la voz en tribuna para advertir que las propuestas legislativas de la 4T no dejarán de ser un cúmulo de buenas intenciones, en tanto no se les asigne presupuesto, y es que en más de una ocasión ante los gritos de sus opositores, lejos de achicarse sacó la casta, poniéndose al tú por tú con los morenistas, mediante razones y sin temor a que la ataquen, dice, debido a su limpia trayectoria.

Así pues, el personaje de la semana es Marian Rodríguez Mier y Terán, quien estimó indispensable capacitar a las autoridades de los estados para que sepan cómo investigar el delito de feminicidio, por la propuesta de reforma penal al feminicidio que se presentará la próxima semana.

Sus orígenes

Tiene maestrías en Derechos Humanos y Derecho Internacional, habla inglés y francés, y es la única diputada priista tamaulipeca. Define a su tierra como un nido de oportunidades, porque lo mismo tienen mar, petróleo, gas, como el mayor número de puentes fronterizos o de aeropuertos internacionales, de hecho, nos cuenta que su papá, ingeniero destacado, todas las mañanas les ponía el himno de Tamaulipas y ya después, tal vez, a los Tigres del Norte.

Lo ha advertido y lo seguirá haciendo

Cuando la Cámara de Diputados aprobó el llamado “terrorismo fiscal”, al tipificar la defraudación como delincuencia organizada por expedir, vender y comprar facturas; precisamente una de las voces que nos explicó con peras y manzanas el grave error que cometían los diputados de Morena fue Mariana Rodríguez, quien advirtió que la reforma era completamente desproporcionada, que atenta contra la presunción de inocencia y que si lo que se pretende es recaudar más, con el derecho penal no lo lograrán, pues generarán incertidumbre, riesgos y tensiones en los empresarios. Ya que la consecuencia de cuando alguien va a un proceso por delincuencia organizada es el decomiso de sus bienes. Luego entonces, quien se queda la empresa ¡es el Estado! ¡Así como lo está leyendo! Y no solo eso súmenle: “les pido que mis puntos me los debatan con argumentos no con que somos corruptos, pues eso ya sabemos”. ¡Quiúboles, francota como las del norte!

Además, cuando con la mayoría de Morena sustituyó al Seguro Popular por el INSABI, dijo a los cuatro vientos que no funcionaría si no se le proporcionaban los recursos necesarios para la implementación y todo quedaría en buenas intenciones ya que el dinero no se da en los árboles y hoy vivimos las consecuencias.

Durante la discusión del PEF para el 2020, hizo un reconocimiento público a todas las asociaciones campesinas que lucharon por sus derechos, por lo que al lado de sus compañeros de la CNC y de Antorcha pugnó por un presupuesto digno para el campo, aunque nuevamente la mayoría morenista no los escuchó. Pero a ella le gritaban, quiere moche, quiere moche, pero ni así la callaron o achicaron.

Bagaje

Sus pininos en política fueron en la campaña de Natividad González Parás a la gubernatura de Nuevo León, para –tras concluir su maestría en EUA– incorporarse como Directora Jurídica del DIF en esa entidad; más tarde, ya matrimoniada, funda el Instituto de Investigaciones Parlamentarias en el Congreso de Tamaulipas. Con Egidio Torre Cantú, fue Subsecretaria de Derechos Humanos de la Secretaría General de Gobierno, en donde le tocó implementar el nuevo sistema de justicia penal, así como dirigir el Instituto de Atención a Víctimas del Delito y el de los Migrantes.

Me confesó que ocupar cargos reservados tradicionalmente para los hombres no ha sido nada sencillo, y más cuando presidió como Magistrada la Sala Colegiada Penal en su querida Tamaulipas, lo que califica como deporte extremo, que no es algo nuevo para alguien como ella, que le gusta aventarse del bungee, saltar en paracaídas o nadar en mar abierto. Respecto a su futuro político, con una sonrisa me dijo: “¡Es una buena pregunta…!”, pero que sin clichés se dedica de tiempo completo a ser diputada, porque, sin duda, su pasión es el servicio público.

Amores y desamores

Madre de dos niñas y un niño, no deja de añorar el Tamaulipas de su infancia, cuando todo mundo podía andar en bicicleta, dejar las puertas de las casas abiertas o los autos con los vidrios abajo. Mientras platicábamos, se dio tiempo para –a la distancia– organizar la piñata de uno de sus hijos, y nos tuvimos que despedir porque, más tarde, subirá a tribuna para presentar un paquete de reformas, a fin de actualizar el marco jurídico nacional en materia de equidad de género.

Y es que, conociéndola, Mariana no dejará de alzar la voz para señalar las deficiencias de la 4T, porque para eso tiene la franqueza de los norteños y un carácter forjado, lo mismo herrando ganado que cultivando la tierra.

Publicaciones relacionadas