:)

Opinión

#ElPersonaje | Javier Corral

Por querer quedar bien con Dios y con el Diablo, el gobernador panista del estado de Chihuahua, Javier Corral, terminó en limbo político

Publicado

on

Uno de los grandes perdedores anunciados de esta contienda electoral es un gobernador que por querer ser gavilán terminó siendo paloma de Palacio Nacional y sí, adivinaron bien: Javier Corral se ha convertido en el rival más débil.

Corral hizo una abierta campaña en contra de Maru Campos, la actual candidata del PAN e incluso, le aventó todas las instituciones del estado para deslegitimarla y manchar su nombre y tooodo para imponer a su “patiño”, Gustavo Madero, quien no solo salió derrotado de la contienda interna, sino que ni siquiera le dio las gracias. Así es, Javier Corral encarriló a Madero y cuando vio que estaba todo perdido, lo dejó a su suerte.

Corral es conocido por su intransigencia, protagonismo y poca capacidad para trabajar en equipo. Desde la legislatura pasada, cuando fungió como senador, era un secreto a voces que estaba peleado con panistas, priistas y perredistas. Que raaaro para un político que siempre lo ha tratado tan bien el erario, antes de ser gobernador, fue senador DOS VECES y diputado DOS VECES.

Lee también: #ElPersonaje | Tiembla Rocha, ¡que Mario Zamora ya llegó!

En el PAN lo ven como el traidor de la casa, y desde luego resta más de lo que suma. Los gobernadores del PAN y de la alianza federalista lo ven con reservas y por eso ya hasta se tuvo que deslindar de la GOAN. Y con el tiempo parece que el pleito con el gobierno federal por el agua fue pura pantomima para ganar reflectores y prensa gratis.

Gobernador visceral de pocos resultados

Paranoico y con vena impulsiva, Javier ya olvidó aquellos días que caminaba por las calles con Francisco Barrio. Ahora, no lo sacan del campo de golf.

Del panista sensato y opositor reflexivo, ya poco queda. Se olvidó de su lealtad al partido y de su prudencia democrática.

Ahora, como en el PAN ya no lo quieren, habla de construir una “nueva alternativa de oposición”. Eso sí, al mismo tiempo trabaja para Morena para entregarles la gubernatura.

Quizás su admiración sea porque le ha copiado el modelo el modelo al gobierno federal: cuando la gente comience a ver incompetencia ¡gritas corrupción para taparla!

Lo cierto es que con Corral, Chihuahua está bañado en sangre. Los homicidios han aumentado 22% en los últimos dos años. Y en lo que va de este, ya es el sexto estado con más asesinatos.

Y en materia de salud, es de los 10 estados con mayor tasa de letalidad por COVID19. Mientras la tasa nacional es de 9 fallecimientos por cada 100 contagios, en Chihuahua es de 12.5.

Quizás por eso, ha perdido el apoyo de las y los chihuahuenses. Y, hoy por hoy, se pelea con Cuauhtémoc Blanco, de Morelos, y Miguel Ángel Barbosa, de Puebla, el premio al peor gobernador del país.

Las cosas no van bien para Javier, en su orfandad política en una de esas regresa a refundar su periódico infantil “El Chisme”.

Seguro es buena oportunidad para reconciliarse con su carrera periodística, estoy segura tendrá más futuro y le dará más amistades.


La columna se publicó originalmente en Expansión Política; reproducida aquí con permiso de la autora