:)

Opinión

#ElPersonaje | Javier May: cargos y encargos

El presidente no solo defiende corruptos sino a ineptos o a quienes son la mezcla de las dos cosas

Publicado

on

Javier May

Para nadie es un secreto que el único requisito para tener un hueso en la 4T es la lealtad ciega, y es que el cuento de la “honestidad valiente” ya nadie se lo cree. Y bueno ahora encima de eso, con más frecuencia vemos cómo los muy pocos cuadros políticos del presidente con preparación y experiencia se van apartando y van ganando terreno los “duros” y, pues, para una prueba de eso… están los recientes nombramientos… ¡y no! No me refiero a las designaciones para el servicio exterior que también de diplomacia y asistencia consular no saben ni pío, sino el reciente nombramiento de Javier May como nuevo director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

May ha despertado una ola de críticas que lo cuestionan por solo tener estudios de preparatoria. May llega a relevar a otro leal al presidente, Rogelio Jiménez Pons, quien ahora se va a ocupar ahora la Subsecretaría de Transportes de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT).

El presidente no solo defiende corruptos sino que ineptos o a quienes son la mezcla de las dos cosas. “Javier May es una gente de trabajo de campo… es un hombre con principios, ideales, honesto y trabajador”, aseguró el presidente en su homilía matutina.

Y es que la animadversión del gobierno de la 4T hacia la preparación no solo se traduce en los cargos, sino que lo hemos visto en el caso de la pandemia, el Conacyt, el CIDE y un sinfín de cargos en el gobierno federal, donde lo que más importa es la obediencia.

Aunque el presidente le aventó un salvavidas a May (como a todos) y dijo que “los peores presidentes se han graduado en Harvard”, sería bueno que alguien le dijera que su secretario Ramírez de la O no solo tiene estudios en el exterior –al igual que la hija de Claudia Sheinbaum–, sino que incluso estuvo viviendo un buen rato en Estados Unidos.

No es ciencia gobernar, ni alabar…

No es la primera vez que el presidente dice que no importa la preparación, pues anteriormente había asegurado que “no es ciencia gobernar”. Ahora, salió con la puntada de que la política no es una profesión “sino un oficio” que no cualquiera ejerce, pues se requiere de mucho trabajo de campo, o más bien, olvidó decir que lo único que se requiere es su venía y bendición.

Javier May fue presidente municipal de Comalcalco en dos ocasiones, diputado en el Congreso de Tabasco, senador por su estado, subsecretario de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional de la Secretaría de Bienestar y secretario de Bienestar.

Una buena pregunta para el presidente sería que nos dijera si el doctor Patricio Ortiz, quien lo intervino en Médica Sur en 2013 cuando sufrió un infarto, tenía solo la prepa o si lo había elegido por ser honesto.


La columna se publicó originalmente en Expansión Política; reproducida aquí con permiso de la autora 

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.