:)

Opinión

#ElPersonaje | Salvador Cienfuegos, no escupas para arriba

Lourdes Mendoza apunta que en Palacio Nacional no están nada contentos con el caso Cienfuegos

Publicado

on

Dicen que en Palacio Nacional no están nada contentos con el caso Cienfuegos: el presidente se ve liado porque no sabe si culpar al neoliberalismo, la corrupción, al Ejército o a la DEA.

Vaya que estos días han estado llenos de noticias y sorpresas, y no, no me refiero a la sesión espuria y de oídos sordos del Senado donde se aprobó la eliminación de los más de 100 fideicomisos a la mala, sino de la detención del general Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional el pasado 15 de octubre.

Y es que de lo que se le imputa al General Cienfuegos es digno de una narcoserie chafa, sin presupuesto y sin imaginación. Pero más allá de que debe de ser considerado inocente hasta no ser declarado culpable, lo que resulta importante es detenernos a cuestionar: ¿por qué un general del grado y carrera como la del General Cienfuegos tendría la necesidad de meterse con un cártel de medio pelo y echar por la borda su carrera? Y otra, ¿no se supone que había mucha cooperación entre México y Estados Unidos (que hasta le hicimos campaña en Washington)?

Se dice que la investigación lleva 10 años, cosa que me parece poco creíble, ¿por qué no se notificó ni al actual gobierno, ni a ninguno de los dos anteriores? ¿acaso nos cobraron la liberación de Ovidio Guzmán después de que ellos dieron con su paradero y el gobierno lo dejó libre solo porque sí?

Dicen que en Palacio Nacional no están nada contentos. Entre que Durazo ya les dejó el changarro (bueno, tampoco hizo mucho para detener la inseguridad) y entre que no saben qué decir de este caso. El presidente se ve liado porque no sabe si culpar al neoliberalismo, la corrupción, al Ejército o a la DEA. Desde el inicio de este sexenio López Obrador, el Ejército ha recibido más de 29 mil millones de pesos en recursos adicionales para las múltiples tareas que AMLO les ha asignado. Ni mencionemos el aumento del 1,048% en fideicomisos.

A más de uno le inquieta y alerta la creciente militarización que está viviendo el país, pero vale la pena que le echemos un ojo a los subalternos del General Cienfuegos. Seguro por eso el presidente ha evitado el tema porque ¡imagínense que tuvieran espacios de poder ahorita!, pues vean:

André Fuollón, quien fungió como Comandante de la Tercera Región Militar con el general Cienfuegos, ahora es subsecretario de la Sedena; Agustín Radilla, quien fue Comandante de la Séptima Zona Militar, ahora es Oficial Mayor de la Sedena; Homero Mendoza, quien se desempeñó como Comandante de la Décima Zona Militar, ahora es Jefe del Estado Mayor de la Sedena; José Luis Sánchez León, quien fue Comandante de la 22 Zona Militar, ahora es director de la industria militar, y –¡para rematar!– Luis Crescencio Sandoval, el actual Secretario, fue nombrado en su momento por el propio Cienfuegos como Comandante de la IV Región Militar en Nuevo León y Tamaulipas en diciembre de 2017.

¡Saquen las palomitas que esto apenas comienza!

Militar de cepa

Hijo de militar y una costurera, entró al Heroico Colegio Militar desde los 16 años e hizo carrera subiendo paso a paso todo el escalafón. Sus ascensos lo llevaron a comandar un batallón de infantería y cinco regiones militares.

También fue director del Heroico Colegio Militar, inspector y contralor general del Ejército y Fuerza Aérea y oficial mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional. Fue condecorado con la Legión de Honor, la de Perseverancia Extraordinaria, Servicios Distinguidos y Mérito Docente, las cuales se conceden a altos jefes militares. También se desempeñó como agregado Militar y Aéreo en las embajadas de México en Japón y Corea del Sur. Participó en visitas diplomáticas en Estados Unidos, Chile, China y Cuba.

Conocido por su experiencia y respeto que infundía en la tropa, lo caracterizaba su inflexibilidad y su rigidez en el combate al crimen organizado. Quienes trabajaron de cerca dicen que esto le costó problemas al interior con quienes se quejaban de su “mano dura”.

Fue de los primeros en alzar la voz y exigir un marco legal para la actuación de las FFAA en labores de seguridad pública e incluso llegó a proponer que el Ejército volviera a los cuarteles para evitar un desgaste institucional. En 2018, antes de dejar el cargo fue condecorado por el Pentágono.

Al tiempo. La carta del fiscal dice que el General Cienfuegos tenía vínculos con el cártel del ‘H2’ y que “usó su influencia” para evitar y desviar operativos en su contra. Sin embargo, el ‘H2’ fue abatido el 9 de febrero de 2017, en Nayarit, cuando el propio General Cienfuegos era secretario de la Defensa.

Publicidad
Publicidad