:)

Opinión

Ojo con el desafuero de Toledo

En una esquina: Alejandro Encinas y en la otra: Ricardo Monreal. ¿Habrá rompimiento entre Ejecutivo y Legislativo?, señala Lourdes Mendoza

Publicado

on

Foto: Archivo

¡Pelearán a 10 rounds! En una esquina: Alejandro Encinas y en la otra: Ricardo Monreal. ¿Habrá rompimiento entre Ejecutivo y Legislativo? Si no, cómo entender el airado reclamo que le hizo el subsecretario de Derechos Humanos de la Segob al coordinador de Morena en el Senado por excluir del pasado periodo extraordinario el desafuero de Saúl Huerta, diputado acusado de violación y abuso sexual.

La pregunta que brinca es si Encinas cumplió una orden ¿y de quién? o ¿ahora se le ocurrió echarle pleito a Monreal? Por lo pronto, el líder de los senadores de Morena le marcó el alto clarito, clarito y le dijo que cada quien con su cada cual y al Legislativo se le respeta. ¡Que tal! ¿A quién le van?

Monreal dio su palabra de que no habría carpetazo y cumplió. En el Congreso hubo acuerdos para que la Comisión Permanente sesione la próxima semana y vote por otro periodo extraordinario que incluya los desafueros de Saúl Huerta, el del diputado del PT, Mauricio Toledo, acusado de enriquecimiento ilícito, y el del fiscal de Morelos, Uriel Carmona, investigado por lavado de dinero.

Pero al caso que hay que ponerle más atención por sus implicaciones políticas es al de Mauricio Toledo. Este tema fue el que trabó los consensos en anteriores intentos por abrir un extraordinario; el caso de Huerta sólo fue una cortina de humo. ¡Así como lo están leyendo!

Legisladores de varios partidos me contaron que a Morena no le interesa proteger a Huerta, sino apoyar al PT, su satélite, perdón, su aliado político.

Recordemos que el PT cobijó a Mauricio Toledo, tanto que hasta lo apoyó para que se reeligiera como diputado por otros tres años, así que en cualquier descuido, el experredista seguirá ocupando una curul en la próxima legislatura. 

La versión, me dicen, es que el PT confía en que Toledo les ayude a fortalecer a la 4T en la Ciudad de México, donde tuvo su mayor debacle electoral en los comicios pasados.

Pero ojo, porque este tema va más allá y tiene que ver con las corcholatas, es decir, con el poder de los presidenciables, sí, el de Monreal y el de Claudia Sheinbaum. Monreal dejó claro que en el Senado manda él y no acepta reclamos de nadie y la jefa de Gobierno quiere meter a la cárcel a Toledo, por eso la fiscal de la CDMX, Ernestina Godoy, ha sido tan insistente en el tema. 

En esta misma columna adelanté que Godoy incluso envió un oficio a la Cámara de Diputados en abril pasado para reclamar la tardanza en el proceso de desafuero de Toledo.

Expuso que el caso era de “especial importancia para la procuración e impartición de justicia y combate efectivo a la corrupción”, pero la inacción de los diputados había “provocado la persistencia de la impunidad en detrimento de la sociedad de la CDMX”. ¡Quihúboles!

Así que, ojo en las sesiones de la próxima semana, pues veremos quién vota por el sí y quien no quiere que el exdelegado de Coyoacán pierda su inmunidad procesal y enfrente a la justicia. ¿Se atreverá la 4T a salvarlo o le aplicará el mismo rasero que a Saúl Huerta?

Hasta ahora, sean peras o sean manzanas, los juegos políticos han provocado que la justicia simplemente esté en pausa.

Gracias a los legisladores de Morena todavía tenemos en San Lázaro a un presunto pederasta y a un político acusado de enriquecimiento ilícito y que encima de todo se reeligió a pesar de que ya tenía señalamientos en su contra. ¡Ah, y que no se nos olvide que próximamente tendremos de vuelta en el Senado a un presunto violador.

Por cierto ¿saben cómo le dicen los morenistas de Guerrero a Félix Salgado Macedonio, quien se prevé que regrese a su escaño en breve? El líder moral. No, no es broma.

Lee la columna ‘En La Mira’ de Lourdes Mendoza en Eje Central

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.